LIBRES DE NUESTRAS ATADURAS

Una ATADURA es todo aquello que va mas allá de la fuerza de voluntad de los hombres, es todo lo que simplemente les ata, les domina.  Es todo aquello que interfiere en la vida sin importar el deseo y la voluntad de la persona. Si las pudiéramos circunscribir dentro de cierta tipificación o clasificación, podríamos identificar las siguientes:

1.- Ataduras por maldiciones familiares.

            Son todas aquellas que provienen de una relación disfuncional del hogar y han predispuesto nuestra vida para repetir esa historia.  Digo predispuesto y no atado, porque para que haya una atadura debe haber una convicción en nuestra mente de que no podré salir de esa situación.

Ejemplo: Padres alcohólicos predisponen el alcoholismo en sus hijos.  El alcoholismo no se hereda, pero si se puede tener una predisposición por la herencia cultural que he recibido.  Los hijos toman el modelo y tienen la tendencia a repetirlo, a copiarlo.  La misma mente de uno lo hace una atadura cuando se convence de que no podrá ser de otra manera, que inexorablemente será alcohólico como el padre y eso se transforma en una maldición.  La mente de uno mismo se convence de que así como mi padre bebía, yo estoy condenado a la bebida y siento que he sido atado a una maldición.

Así sucede con muchos otros aspectos que podríamos llamarles “Maldiciones Familiares por las cuales uno se siente maldecido.  Como ser:   Padres violentos, abusadores, etc.  Todas estas son conductas que se trasmiten de padres a hijos como modelos de vida, hasta transformarse en una conducta cultural.  La sabiduría popular dice “De tal palo tal astilla”,  Eres tal cual el ambiente donde te criaste.    Mas la Biblia dice: “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra mala manera de vivir que heredasteis de vuestros padres”

Podemos recibir cierta influencia familiar  perniciosa, pero no estamos condenados a ella.  Tienes que saber que “Tu pasado no te condena” y que “Tu pasado no es tu futuro”  

  Si pudiéramos expresarlo en términos mas actuales podríamos llegar a decir que:”En Cristo tienes un nuevo ADN, En Cristo tienes una Nueva Herencia”      

2.- Ataduras por recuerdos del pasado

Muy ligado a las maldiciones familiares están las ataduras por maldiciones que vienen por los recuerdos del pasado.  La mente humana es la creación más perfecta de Dios.  Es increíble la capacidad que tiene de procesar e interpretar millones de información simultanea que tienen que ver con el pasado, el presente, el futuro, colores, números, letras, imágenes, colores, olores, sensaciones, deseos, voluntad, movimiento, etc. etc.

Sin embargo la capacidad de no olvidar es un acto de la voluntad y no del pensamiento.  Cuando uno no recuerda se llama “amnesia” y eso es una enfermedad.   La Biblia no habla de “amnesia” pero si de aprender a dejar las cosas pasadas en el pasado, de no traerlas permanentemente al presente, de desactivarla, de quitarle espacio e influencia en el presente

Vivir de los recuerdos del pasado en una verdadera maldición.  Algunas personas no tienen presente ni futuro, viven en un pasado continuo.  Dice un dicho que quien tiene más recuerdos que sueños, está muriendo.  Esa es la vida de una persona atada al pasado, es una verdadera atadura.

Si Ud. le da lugar a su adversario, el diablo, él lo mantendrá encadenado a las heridas, desilusiones y fracasos que ha experimentado. Le mantendrá esclavizado a memorias dolorosas, sentimientos arraigados, y remordimientos de pecados que ha cometido en el pasado.

Continuamente  le atormentará recordándole sus fracasos pasados causados por su debilidad, para que no alcance la plenitud de lo que Dios tiene para Ud.  Satanás es un mentiroso, él le ha mentido a muchos y les ha convencido que debido a sus pecados y sus fracasos pasados, el plan de Dios para su vida ya no ocurrirá como Él lo había planeado.

El que permanece en Cristo Nueva Criatura es.  Las cosas viejas han pasado he aquí Dios hace todas nuevas”. 2ª Corintios 5:17   

Recuerda que en Cristo: Tu pasado no te condena, Tu pasado no es tu futuro

Ptr Hugo Márquez

Dios te bendiga.

Manolo Jurczuk

Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario