DIA 11: LÍDERES UNGIDOS

En este día del desafío de Ayuno y Oración para nuestra renovación personal encontramos en el Salmo 23: 5, estas palabras que el salmista expresa” unges mi cabeza con aceite, mi copa esta rebosando”, Él Dios de Poder unge nuestra vida con Su Poder, nuestra cabeza y por consiguiente la copa termina rebosando, esto tiene que ver con el ministerio al cual Dios nos ha llamado.  El liderazgo en verdad es algo que no lo puedo delegar a nadie, porque en primer lugar, debo liderar mi vida personal, debo asumir esa tarea y sigue a continuación, el liderazgo sobre la familia, también el liderazgo sobre la empresa o la profesión en la que me desempeño, ésto es algo irrenunciable en la vida.  El desafío de Dios es: hagamos lo que hagamos, que sea en Sus Recursos, en la Gracia de Dios, en la Unción del Espíritu Santo y no en mis propias fuerzas.  Cuando dice: “ unges mi cabeza” se refiere a un lugar de autoridad, que todo nuestro ser con todas las capacidades y habilidades, esté bajo el control y la unción del Espíritu de Dios, y dice luego” mi copa está rebosando”, son como vasos comunicantes, si la cabeza está ungida,  la copa, rebosa, y esa copa que es el ministerio de servicio, es la acción resultante,  siempre viene como resultado de una cabeza bajo el Señorío de Cristo, un corazón rendido a Él, solo así la copa rebosa. De esta manera, todas mis acciones tendrán la Unción de Dios, ya sea en el trabajo, cumpliendo mis responsabilidades, en fin, todo lo que haga en actitud de servicio, sea donde sea, estará ungido. La Unción en la Palabra de Dios está representada por el aceite, cuya función es suavizar, sanar, nutrir y fortalecer.  Por lo tanto, una vida ungida, es una vida en la que todas sus acciones están bajo la unción del Espíritu Santo, por último, el precio para que esto sea una realidad en nuestra vida y para que la unción fluya es morir a uno mismo, es rendirnos total y absolutamente a Dios,  una vez que esto es un hecho, la unción viene y fluye, sin límites,  porque nuestro Dios es Ilimitado y Todopoderoso.  Recuerda, después de la cruz viene la unción sobrenatural de Dios.

Dios te bendiga en este día y puedas andar en la Unción del Santo, en la Unción del Espíritu de Dios.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario