“PREPARAD MUCHOS ESTANQUES”

2 Reyes 3:16-18

  • Si queremos ser bendecidos mas vale que nos sujetemos a las leyes de Dios.
  • Dios no nos bendice por encima de sus estatutos sino en el cumplimiento de ellos.

Samaria, Capital de Israel el Reino del Norte, hacía tiempo que había abandonado la Ley de Dios y caminaba por otros caminos.   Solo le quedaba el nombre de Israel, pero su corazón estaba lejos de Dios.  Así como aquellos cristianos que solo les queda el nombre, el recuerdo de alguna vez haber pertenecido, pero hoy sus caminos son lejanos a Dios.    No se trata de si tienes nombre de cristiano o si alguna vez te bautizaste, se trata de si hoy estás andando en obediencia. JORAM, Rey de Israel se caracterizó porque:

v.2 “Hizo lo malo ante los ojos de Jehová”.

v. 3 “Se entregó a los pecados de Jeroboám su padre”.

Con semejantes antecedentes, Josafat, Rey de Judá, lo recibe y decide hacer alianzas con él y con el rey de Edóm y dice: v.7. “Iré porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo y mis caballos como los tuyos”

Vemos que Josafat tenía un problema de identidad.  No veía diferencia alguna entre ser pueblo Santo de Dios y hacer alianza con los infieles.   Sin dudas que esta era una buena intención de Josafat, estar en buenas relaciones con todos, pero Dios dice que no hagas alianza con ellos, no hagas yugo desigual.  Fundamentalmente esta era: a) Una alianza prohibida y b) Un acto de desobediencia

  • No todos los actos correctos a los nuestros ojos, son correctos delante de Dios.
  • No se trata de tener “buena intención” sino de estar actuando “en Su Voluntad.

A 7 días de marchar a la guerra, se encontraron en el desierto, faltos de agua y a punto de desfallecer.  En el caso del Rey Josafat, su corazón le llevó a buscar a Dios.  Un hombre que ama a Dios no está exento de equivocarse, pero si se equivoca, su corazón le llevará a buscar a Dios.

La búsqueda de Dios no es ajena al acto de arrepentimiento y en humildad busca consejo en el “hombre de Dios”.  Josafat, siendo rey,  no tuvo en menos pedir consejo del profeta, buscar su dirección.

1.- Lo primero que hace es llamar a la adoración, a la alabanza. Cuando uno está confundido, cuando no hay valor para orar, cuando uno se ha equivocado, hay que alabar a Dios.   El Reina en medio de la alabanza, Él habla en medio de la alabanza.   Muchos dejan de alabar cuando están en crisis y justamente es cuando deben alabar.  “No estoy de ánimo” dicen para justificar su desgano.

2.- Escucharon la voz de Dios de parte del profeta. Hay que hacer lugar para la bendición.  “Haced en este lugar muchos  estanques”

Puede ser que las condiciones no sean las mas adecuadas, puede ser que el terreno no sea el mas propicio, pero si Dios dice “Haz estanques para retener la bendición” simplemente hazlo. Prepara tus desiertos, tus fracasos, tus debilidades, tus malas decisiones.  En esos lugares, en esos momentos Dios hará fluir Su Presencia y se convertirá en un vergel.  No te guíes por las apariencias, dice el Señor:

No veréis vientos, ni veréis lluvias, pero este valle será lleno de agua, y vosotros beberéis.                                              Pastor Hugo Marquez

Dios te bendiga en esta semana

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario