HONRAR A CRISTO EN EL CORAZÓN

“Al contrario, honren en su corazón a Cristo, como Señor, y manténganse siempre listos para defenderse, con mansedumbre y respeto, ante aquellos que les pidan explicarles la esperanza que hay en ustedes” 1ª. Pedro 3:15 (RVC)

Honrar o santificar, tiene que ver con la consagración de mi vida, de mi corazón a Dios. Santificar tiene que ver con el carácter de Dios. El es Santo y por lo tanto yo tengo que ser santo. Esto es revelado por el  Espíritu Santo de Dios a nuestro corazón.  Juan 14:15-17; 26.

¿Cuál es el significado de Santo?  En Hebreo la palabra para santo es Qadosh y en Griego es Hagios: ambas significan: separado, separación: cuando algo o alguien  es separado, santificado para uso exclusivo de.

Como la Santidad es un atributo Divino que implica relación, Dios se manifestó, se expresó, de 2 maneras:

1.- Separando para Él un pueblo, con el cual hizo pacto, les dio leyes, y promesas y

2.- Preservó a ese pueblo del mal, por su Gracia y Poder, lo sometió a correcciones para que volviera a Él y se reveló a su pueblo de manera progresiva.

Finalmente en Cristo, todos los creyentes, de toda tribu, lengua y nación son aceptados, salvos y santificados por Dios. Apocalipsis 7:9; Juan 17:17; Efesios 1:4; 1ª. Juan 3:3.

La Palabra de Dios también nos enseña que Dios anhela que vivamos como Él desea que vivamos, en Santidad. La Santidad es la misma Presencia de Dios en nuestro ser. Al venir el Espíritu Santo a morar en nuestro corazón, nos hace participes de la misma Naturaleza Divina, nos llena de Su Poder para vivir en Santidad. Dios anhela que vivamos una vida Santa. Somos hijos de Dios y somos  parte de Su familia. Romanos 8:14-16.

Y… ¿Qué es la santificación? Es el proceso de hacer santo a una persona. Separados para Dios y separados del mal. Es la relación que se establece cuando una persona por fe entrega su corazón a Jesús. 1ª. Corintios  6:11;

  • Venimos a ser como Jesús en Su carácter: 1ª. Pedro 1:15-16;
  • Crecer en Él: Efesios 4:15;
  • Ser transformados en Su semejanza 2ª. Corintios 3:18;
  • Para llegar a ser iguales a Él Efesios 5:1.

En la Palabra encontramos que la Trinidad de Dios opera en la santificación.

  • Dios Padre: Juan 17:17; 1ª Tesalonicenses 5:23-24.
  • Dios Hijo: 1ª. Corintios 1:30; Efesios 5:26.
  • Dios Espíritu Santo: 2ª Tesalonicenses 2:13; Romanos 16:16; 1ª Corintios 6:11; 1ª Pedro 1:2.

Isaías 6:1-8. Leemos aquí el testimonio de un poderoso encuentro de un hombre con Dios, y el impacto que produce en una vida como la de Isaías, El ser tocado por el fuego de Dios.

Esta profunda experiencia la debemos vivir nosotros en nuestro interior, en el corazón.

Él está esperando que cada hijo de Dios le abra su corazón, lo busque de manera ardorosa y viva esta experiencia de santidad. Ser llevados al corazón de Dios, ver Su Amor, Su pureza, Su celo. Necesitamos conocer el fuego de Dios,  Hebreos 12:29.

Isaías fue tocado por ese fuego y fue transformado. Necesitamos ese bautismo de fuego.  Mateo 3:11-12;

En  Romanos 3:11 se nos dice que el hombre por su propio deseo no vuelve a Dios, por lo tanto,  debe ser traído, convencido por el Espíritu Santo.

Hoy Dios nos hace, te hace un llamado para que renuncies a tus deseos pecaminosos y corras a Él para ser lleno de su Amor y lleno de Su fuego.

Dios te bendiga durante esta semana.

Manolo Jurczuk

Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario