PASOS PARA EL ÉXITO

Josué 1:1-9

Hay quienes tienen deseos y anhelos en sus vidas. Otros como Josué,  tienen actitudes y conductas que le llevan a alcanzar sus objetivos.  La generación de Josué, se pasó la vida deseando, anhelando, pero murió en el desierto esperando ver sus deseos cumplidos.  Ellos solo tenían eso: deseos, pero no tenían ningún propósito firme.

Josué representa una generación espiritual de hombres y mujeres que más que deseos o anhelos, se han propuesto metas y objetivos firmes. Por el cual viven,  trabajan, oran y esperan en el Señor. Mientras que el pueblo de Israel incrédulo lloró por la situación desfavorable, por las condiciones adversas,  y terminaron muriendo en el desierto … Josué fue capaz de transformar sus “deseos” en: tierra, en ciudades, en una nación.

Veamos cuatro factores detrás del éxito de Josué que nos puedan ayudar a nuestra vida:

1.-  El secreto del éxito estaba en su propio corazón y no en las circunstancias   (v. 2)

Una vez que Dios comisionó a Josué, no esperó.  El momento había llegado.  El no esperó condiciones favorables.  Todo comenzó en un funeral  ¡Que momento para comenzar!   El hombre que se suponía debía guiarlos había muerto.  El amigo, el líder, el mentor de Josué había muerto. Para Josué, el momento favorable era ese, ese instante, ya aprendió la lección de sus colegas que se atemorizaron por las condiciones reinantes.  El era de los que creían que no había que calentar el hierro para golpearlo sino que había que golpear el hierro hasta que se ponga a rojo. No esperó un día especial, hizo que ese día sea una ocasión especial.

2.- Se apropió de las promesas, las hizo suyas, las hizo su personal herencia.  (v. 3)

Josué entró a Canaán basado en las promesas de Dios.  Promesas que  habían sido dadas en primer lugar a Abraham, luego a Isaac luego a Jacob, posteriormente había sido ratificada a Moisés ….Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés. La promesa no se cumplía en los descendientes de sangre sino en la descendencia de la fe,  solo los descendientes de fe de Abraham podían reclamar la tierra prometida. Una generación completa de  los descendientes sanguíneos, físicos, murieron sin entrar a esa tierra por causa de la incredulidad.

Solo dos hombres resultaron ser verdaderos descendientes de Abraham: Josué y Caleb. Los demás murieron y fueron enterrados con sus deseos. A causa de su incredulidad, ellos se desheredaron a sí mismos. La incredulidad te desheredará de las promesas, pero por la fe te apropias de ellas.

3.- Confió en el respaldo de Dios  “Como estuve con Moisés estaré contigo.  (V. 4)

Uno de los errores es creer que Dios se manifiesta mas en unos que en otros. Josué es afirmado que él no es menos y de la misma manera que lo había hecho antes y con otros, lo hacía ahora con él.

No te dejaré ni te desampararé, fue la promesa hecha a Josué. Pasaron mil trescientos años y muchas generaciones, pero vuelve el Señor a reeditar esa promesa en el libro de Hebreos 13:5 como si fuera nueva y fresca para los cristianos del primer siglo.  Dios está con nosotros, no porque seamos buenos o nuestra compañía le es agradable.  Dios está con nosotros porque El así lo ha prometido.

4.- Audacia y coraje en Cristo.

Tres veces Dios lo declaró sobre  este aspecto de manera enfática:

*Esfuérzate y sé valiente  v.6

*Solamente esfuérzate y sé muy valiente   v.7

*Te mando que te esfuerces y seas valiente, no temas ni desmayes.   v.9

La primera vez le recomendó que se esfuerce y le dio una razón: “yo estaré contigo”

La segunda vez se lo recomendó como una prioridad: “solamente …..”

En la tercera oportunidad ya le dio una orden, no era optativo, Josué se tenía que esforzar como parte de lo que Dios le requería.

Dios nos desafía a caminar en Su Victoria con decisión y coraje y así conquistar la tierra que El nos prometió. Hugo Marquez  – Pastor

Dios te bendiga en esta semana.

Manolo Jurczuk – Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario