EL PLAN DE DIOS PARA NUESTRA RESTAURACIÓN

Ezequiel 36 (RVC)

Al leer este capítulo de Ezequiel, encontramos un  relato bíblico que nos ilustra de manera acabada lo que el pueblo de Dios vivió y experimentó en ese tiempo,  y también nos muestra los tratos de Dios con su pueblo, la manera cruda y dura con que el profeta expresa lo que Dios le dice que diga. Comienza diciendo “montes de Israel”, le dice al profeta que profetice a la tierra, al lugar de residencia, a los montes, a los ríos, arroyos, a la llanura, a los collados y barrancas., que han sido desamparadas, : “el enemigo se burla de ustedes, y dice: ¡ Vaya, hasta las alturas eternas se nos ha dado en posesión” pero dice Dios” ustedes han sido asolados, por todos los lados…” por eso montes escuchen esta Palabra de Dios el Señor: ustedes , extenderán su follaje y darán su fruto para mi pueblo, porque pronto van a volver… Estoy a favor de ustedes, y voy a cuidarlos, y ustedes serán cultivados y sembrados….las ciudades volverán a ser habitadas, y sus ruinas serán reconstruidas, multiplicará en ustedes el número de hombres….haré que vuelvan a vivir como en el pasado y los trataré mejor que antes…

Podemos descubrir que la experiencia vivida por el pueblo de Dios era ni más ni menos, el resultado de sus conductas y sus decisiones equivocadas. V. 16 -21 y encontramos que Dios tiene compasión de su Santo Nombre, que había sido profanado, santificaré la grandeza de mi Nombre, cuando delante de sus ojos Yo sea santificado en medio de ustedes, las naciones sabrán que Yo Soy el Señor, “yo los recogeré de todas las naciones y países, y los traeré de vuelta su tierra.

¿Cuál es el territorio en donde has sido llevado cautivo/a? ¿En qué destierro te encuentras hoy?    ¿Cuál es el asolamiento que estás sufriendo? La promesa de Dios es que Él te traerá de vuelta a casa.

El proceso de restauración comienza con la purificación: “esparciré agua limpia sobre ustedes quedarán limpios de todas sus impurezas, pues los limpiaré de todos sus ídolos, les daré un corazón nuevo, y pondré en ustedes un espíritu nuevo; les quitaré el corazón de piedra que ahora tienen y les daré un corazón sensible” v 25-26 y continúa diciendo: Pondré en ustedes mi espíritu, y haré que cumplan mis estatutos, y que obedezcan y pongan en práctica mis preceptos v 27 los limpiaré de todas sus impurezas….y haré que venga el trigo, y lo multiplicaré para que no pasen hambre. V 29 y sigue” la tierra asolada volverá a ser cultivada… ha llegado a ser como el huerto de Edén” v.34-35. Y las ciudades ahora desiertas se llenarán de gentes…v 38.

Esta Palabra que fue dada por Dios al profeta Ezequiel hace mucho tiempo, Dios lo dice a todos los que le oigan en este tiempo, Dios está levantando un pueblo que busque a Dios de todo corazón y anhele vivir en santidad ( un pueblo que reconoce  sus hechos y errores en el pasado y se arrepiente), que quiere limpiar su reputación, “de todas las cosas que se dijeron de los hijos de Dios”, una generación dispuesta a no contaminarse, a vivir en santidad, dispuesta a pagar el precio del discipulado, morir a uno mismo y llevando su cruz, seguir a Jesús.  Tan solo debo estar dispuesto a entrar en el tratamiento de Dios: Es algo que solo Él lo hace:

¿Cuál es ese tratamiento?

1.- Limpiarnos, purificarnos con la sangre de Cristo.

2.- Darnos un nuevo corazón.

3.- Poner un espíritu nuevo en nosotros

4.- Dándonos de su Espíritu Santo: Su Poder obrando y reinando en nosotros.

El resultado será:

  • Andaremos en Sus caminos.
  • Habitaremos en Su tierra.
  • Seremos Su Pueblo y Él será nuestro Dios.
  • Nos guardará de todo mal.
  • Nos bendecirá tanto espiritual como económicamente.
  • Traeremos mucho fruto para Su Gloria.

Cuando determino vivir como Dios quiere que viva, permito  ser tratado y trabajado por Él, Dios transforma mi vida, mi tierra se convierte en el huerto del Edén, eso  equivale a una vida llena de gozo, delicias y abundancia, es simplemente el resultado de una vida de compañerismo con Él.

Dios te habla hoy a tu corazón, querido hermano/a, acércate a Él, búscale mientras pueda ser hallado, porque Él te ama, pero sobretodo El ama su Santo Nombre, lo hará por Su SANTO NOMBRE, y quiere restaurarte plenamente.

Dios te bendiga en esta semana. Sea Él tu refugio.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario