TU PALABRA ES MI SOCORRO

“Señor, ¡escucha mi clamor! ¡Dame entendimiento, conforme a tu palabra! ¡Que llegue mi oración a tu presencia! ¡Líbrame, como lo has prometido! De mis labios se desbordará la alabanza cuando me hayas enseñado tus estatutos. Con mis labios proclamaré tu palabra, porque todos tus mandamientos son justos. Extiende tu mano para socorrerme, porque he elegido obedecer tus mandamientos. Señor, yo espero que me salves, porque me deleito en tu ley. Concédeme vida para alabarte, y sostenme con tus juicios. Ando sin rumbo, como oveja perdida; ¡ven en busca de este siervo tuyo que no se ha olvidado tus mandamientos!” Salmos 119: 169-176 (RVC).

Como cierre final, de este salmo 119 que recorrimos juntos para recibir de Dios, ayuda y luz para la vida, podemos decir como conclusión, que el salmista expresa de corazón, “de mis labios se desbordará la alabanza cuando me hayas enseñado tus estatutos”” eso siempre ocurre cuando uno recibe revelación y entendimiento de la Palabra, dice también con mis labios proclamaré tu Palabra porque tus mandamientos son justos, Dios obra justicia en él.

Qué buena cosa es saber que Dios obra justicia a nuestro favor. ¡¡No lo olvidemos nunca!!

Que la Luz de Su Presencia pueda guiar y alumbrar tus pasos, querido hermano y amigo, que día a día has compartido estas reflexiones del Salmo 119, que el nuevo año que se avecina sea pleno de bendición para tu vida y familia.

Con Amor del Señor.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario