TU PALABRA ES LA VERDAD

“Tú, Señor, eres justo, y tus sentencias son rectas. Los mandamientos que nos has dado son también justos y verdaderos. Pero el enojo me consume, porque mis enemigos olvidaron tu palabra. Tu palabra es todo pureza; por eso yo, tu siervo, la amo. Yo soy insignificante, y nada valgo, pero no me olvido de tus mandamientos. Tu justicia es siempre justa, y tu ley es la verdad. La aflicción y la angustia me dominan, pero el gozo de tus mandamientos me levanta. Tus testimonios son siempre justos; dame entendimiento y viviré”. Salmos 119: 137-144 (RVC).

Al leer estos versículos del salmo, encontramos nuevamente una clara determinación del salmista en deleitarse y vivir la Palabra, lo afirma diciendo: “Tu palabra es todo pureza; por eso yo, tu siervo,  la amo”, amar la Palabra implica obedecerla, implica buscar su guía a cada momento, vivirla en plenitud cada día de la vida, y aunque vengan momentos difíciles, experimentar lo que dice en el vs. 143: cuando escribe: ella me  levanta la Palabra es nuestra fuente de vida y de aliento en la dificultades, que en este día puedas experimentar de parte de Dios un inyección de fuerza para lo que te espera por delante.

Dios te bendiga.

Manolo Jurczuk

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario