TU PALABRA ORDENA MIS PASOS

“Tus testimonios son admirables; por eso son el tesoro de mi alma. La enseñanza de tus palabras ilumina; y hasta la gente sencilla las entienden. Grandes son mi sed y mis ansias por recibir y entender tus mandamientos. Mírame, y ten misericordia de mí, como la tienes con quienes te aman. Ordena mis pasos con tu palabra, para que el pecado no me domine. Protegerme de los hombres violentos, porque deseo obedecer tus mandamientos. Alumbra con tu presencia a este siervo tuyo, y enséñame tus estatutos. De mis ojos brota el llanto a mares, porque hay gente que no obedece tu ley” Salmos 119: 129-136 (RVC).

El salmista expresa su admiración por los testimonios de Dios, por su Palabra, porque para él son el tesoro de su alma. Tal como lo expresara en el versículo 72 hablando de lo valiosa que es la Palabra para él, acá de nuevo lo vuelve a decir.

Cada uno de nosotros, de la manera como aplicamos esa Palabra en nuestro diario vivir, de alguna manera estamos diciendo: “la Palabra es valiosa para mí o no”, por mi obediencia a la Palabra o por mi desprecio por la misma, eso marca el rumbo de mis pasos.

Continúa diciendo: La enseñanza de tus palabras ilumina, y hasta la gente sencilla la entiende, es así, la Palabra es luz, la Palabra nos ilumina y nos hace entender sus propósitos, tan solo debemos ser abiertos, dispuestos, enseñables,  tener ansias y sed por recibir esa Palabra.

Que en este día, la Palabra de Dios pueda ordenar nuestros  pasos, para vivir en plenitud lo que Dios ha planeado para nosotros y para que el pecado no nos domine.

Dios te bendiga

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario