TU PALABRA ES ETERNA

Señor, tu palabra es eterna, y permanece firme como los cielos. Tu fidelidad es la misma por todas las edades; tú afirmaste la tierra, y ésta permanece firme. Por tus decretos, todo subsiste hoy, y todo está a tu servicio. Si en tu ley no hallara mi regocijo, la aflicción ya habría acabado conmigo. Jamás me olvidaré de tus mandamientos, porque con ellos me has devuelto la vida. Mi vida te pertenece; ¡sálvame, Señor, pues yo estudio tus mandamientos! Los malvados buscan como destruirme, pero yo trato de entender tus testimonios. He visto que aún lo perfecto se acaba, pero tus mandamientos son eternos.” Salmos 119: 89-96 (RVC).

Si hay algo que es inmutable, eso tiene que ver con la Palabra de Dios, ella es eterna como Dios es eterno y es inmutable como también Él es inmutable. El salmista lo entendió y lo expresa en estos versículos.

La Palabra de Dios no solo es eterna e inmutable sino que es fiel, permanece fiel y por esa Palabra todo subsiste. ¡Qué bueno es encontrar un fundamento sólido como este, el saber que Dios no cambia y que su Palabra permanece para siempre!.

Vuelve el salmista a afirmar: “Si en tu ley no hallara mi regocijo, la aflicción ya habría acabado conmigo” cuán categórica es esta expresión, solo en la Palabra de Dios nos regocijamos, pues ella es nuestra alegría, para enfrentar cualquier circunstancia difícil. Que podamos en este día, regocijarnos en Dios, que es fiel y no cambia.

Dios te bendiga!

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario