TU PALABRA ES MI MÁS PRECIADO TESORO

Señor, tú has tratado con bondad a tu siervo, de acuerdo a lo que le prometiste. Enséñame a tener sabiduría y buen juicio, pues yo creo en tus mandamientos. Antes de sufrir, yo andaba descarriado; pero ahora obedezco tu palabra. Tú eres bueno, y me tratas bien; enséñame tus estatutos. Gente arrogante inventa mentiras en mi contra, pero yo cumplo tus mandamientos de todo corazón. Esa gente tiene el corazón insensible, pero yo me regocijo con tu ley. Me convino que me hayas castigado, porque así pude aprender tus estatutos. Para mí, es mejor la ley que mana de tus labios que miles de monedas de oro y plata”. (Salmos 119: 65-72 RVC).

El salmista nos sorprende nuevamente con una expresión,  con la que cierra este fragmento del salmo 119,  cuando en el versículo 72  nos dice: es mejor la ley que mana de tus labios que miles de monedas de oro y plata.

¿Qué valor tiene la Palabra de Dios en tu corazón y en tu vida?

¿Vale más que tu remuneración mensual por el trabajo que realizas? ¿Vale más que tu casa? ¿Vale más que tu auto nuevo?

El utiliza algo práctico para establecer un parámetro de valoración cuando compara la Palabra con monedas de oro y plata como ejemplo, cada uno de nosotros, le ha puesto un valor a la Palabra, sabemos en nuestro corazón cuánto vale para cada uno de nosotros Su Palabra.

Que podamos cada día, valorar esa Palabra en el real y correcto aspecto de la valoración, puesto que es ella la que nos ayuda a caminar dándonos la orientación y la asistencia que necesitamos.

El salmista, reconoce el trato amoroso que Dios ha tenido con él, cuando tuvo que corregirlo y cuanto valora esa corrección. “me convino que me hayas castigado, porque así pude aprender tus estatutos”, muchas veces somos hijos del rigor, en realidad, no debería ser así, pero al final termina el Señor, poniéndonos un tratamiento severo, para que podamos entender nuestro error.

Que Dios te guie en este día para que puedas caminar seguro y que tus pasos sean conforme a los Suyos.

Dios te bendiga

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario