DÍLE NO A HALLOWEEN

Una de las estrategias del diablo es disfrazar las cosas más nocivas haciéndolas pasar por cosas aparentemente inofensivas. Pero que cuando nos involucramos en ellas, nos afectan, no solo física sino también espiritualmente.

Muchos han se han enredado con cositas en pos de obtener “entretenimiento o “fiestas” o “celebración,  etc. Pero… ¿Qué se esconde detrás de una festividad llamada Halloween?

En realidad, esta “fiesta” de Halloween, es el día más satánico en el calendario pagano. Ningún cristiano debe participar en tal celebración ni ser parte de las actividades llevadas a cabo ese día. Durante Halloween, los niños se visten de brujas, duendes, fantasmas, pequeños demonios, y adivinos. Todos representan a algunos de los  miembros del reino de las tinieblas. Los juegos en los que participan los niños, promueven miedo y se desarrollan en lugares tenebrosos con telas de araña, sangre, esqueletos, gatos negros y murciélagos.

El diablo ha logrado la aprobación de muchos para la celebración de esta fiesta instalándola como una “tradición”. Una vez que algo se convierte en una tradición, las generaciones futuras no cuestionan los orígenes, sino que siguen la celebración simplemente porque es “parte de la tradición”.

¿Quiénes a su vez, celebran Halloween? Los satanistas festejan la noche de Halloween como el día más “santo” en su calendario, en esta fecha se insta a las sectas satánicas a ofrecer sacrificios humanos y animales (¡lo que se desea es derramar sangre!).

El 31 de Octubre es Halloween,  es un día de fiesta de disfraces y si le quitamos la máscara, encontraremos cosas que no van con una diversión sana, justamente eso es lo que el diablo nos ha querido hacer creer, pues él es padre de mentira y ha logrado engañar a la gente con el verdadero sentido de su celebración.

En 2ª Corintios 11:14 la Biblia nos enseña que: “y esto no debe sorprendernos, porque hasta Satanás mismo se disfraza de ángel de luz”.(RVC).

RAZONES PARA NO CELEBRAR EL HALLOWEEN

No es una actividad cristiana. Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ni celebramos y ni nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.

Va en contra de las enseñanzas de Jesús. Él está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas otras máscaras con que se encubre la maldad.

Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y se oponen a todas las enseñanzas de nuestro Señor, Hay muchas referencias bíblicas donde se condena el uso de todas estas clases de mal.  Levítico 19:31; 20:6; Deuteronomio 18:9-14; Hechos 8: 9-11; 13: 6-12.

3.Rinde culto a Satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un “culto” especial dedicado a Satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños en las llamadas “misas negras”.

4. Se opone al Primer Mandamiento Este tipo de actividades, ni exalta el Nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con el Padre Celestial y mucho menos con el Espíritu Santo de Dios . Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, es decir, con todo nuestro ser.

5. Ser parte es olvidarse de Dios. Participar quiere decir “ser parte de”: si uno participa está siendo parte de esta actividad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y al diablo.

6. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces “vestimos” a nuestros niños/as como “diablitos” y “brujitas”.

Jesús dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos” San Marcos 10:14 (RVC). Halloween es una celebración satánica que data aproximadamente 4.000 años atrás. De nosotros depende el ser luz para aquellos que están en tinieblas, cambiando esta costumbre por la verdad de Cristo Jesús.

Este no es un asunto simple. El diablo es real y está vivo, y muchísimas almas se pierden diariamente. Pero Dios también es un Dios vivo. Y Él está trabajando en su plan de redención. Si queremos ser parte del plan y si los padres de familia cristianos quieren que sus hijos sean parte de ese plan, debemos una vez y por todas, dejar que Dios haga Su Voluntad en el hogar.

Este 31 de octubre es posible hacer la diferencia en la vida de otra persona. Para que esto suceda, la respuesta está en tus manos.

“No tengan nada que ver con las obras infructuosas de las tinieblas, al contrario,  denúncienlas” Efesios 5:11 (RVC).

Dios te bendiga .

Manolo Jurczuk

Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario