LA PALABRA DE DIOS ES MI CONSEJERA

“Concédele a tu siervo una larga vida, y obedecer siempre tu palabra. Ábreme los ojos para contemplar las grandes maravillas de tus enseñanzas. En este mundo estoy de paso;¡no escondas de mi tus mandamientos! Con ansias anhela mi alma conocer en todo tiempo tus sentencias. Tú reprendes a los soberbios y malvados que se apartan de tus mandamientos. Aparta de mí la vergüenza y el desprecio, porque yo he cumplido con tus testimonios. Los magnates se reunieron para condenarme, pero este siervo tuyo meditaba en tus estatutos. Yo me deleito en tus testimonios, porque son mis mejores consejeros” Salmos 119: 17-24 /RVC).

Debemos tomar, como el salmista, una determinación, un compromiso de aprender y ahondar en la Palabra de Dios. Necesito acercarme con sumisión y con deseos de aprender de lo que Dios escribe en su Palabra,    “ábreme los ojos para que pueda contemplar las grandes maravillas de tus enseñanzas” esta petición denota un corazón sumiso y enseñable…con hambre de aprender y deleitarse en Dios. Tal como le pasó a Giezi, el siervo de Eliseo que está relatado en 2ª de Reyes 6:17 “Acto seguido, Eliseo oró con estas palabras: Señor, te ruego que abras los ojos de mi siervo, para que vea. El Señor abrió los ojos del criado, y este miró a su alrededor y vio que en torno a Eliseo el monte estaba lleno de gente a caballo, y de carros de fuego. (RVC).

El criado no solo vio sino que entendió lo que estaba sucediendo.  Dios quiere que veamos  las maravillas de Su enseñanza. La persona renacida, que ha nacido de nuevo, se le es quitada la venda de los ojos y puede ver.

¿Cuál es tu actitud al acercarte a la Palabra de Dios? Que puedas, podamos, acercarnos con un corazón deseoso de que ella nos alumbre y sea nuestra consejera. Porque somos peregrinos y extranjeros, estamos de paso, estamos en tránsito, nuestra ciudadanía está en los cielos…no acá…Fijemos la mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe, quién por el gozo que le esperaba sufrió la cruz y menospreció el oprobio, y se sentó a la derecha del trono de Dios Hebreos 12: 2 (RVC) y dice también Pablo a los Colosenses 3: 2…”Pongan la mira en las cosas del cielo, y no en las de la tierra… (RVC)

Que cada día, La Palabra de Dios pueda ser tu consejera para que tu transitar en este mundo sea seguro y deleitoso.

Dios te bendiga en este nuevo día.

Manolo Juczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario