CAMPAÑA 40 DÍAS – DÍA 33

CLAMOR POR UNA GRAN COSECHA

“Jesús les dijo: Mi comida es hacer la voluntad del que me envió, y llevar a cabo su obra. ¿Acaso no dicen ustedes: Aún faltan cuatro meses para la siega? Pues Yo les digo: Alcen los ojos, y miren los campos, porque ya están blancos para la siega”.  San Juan 4: 34-35 (RVC).

Cuando levantamos los ojos para ver lo que Jesús nos muestra, descubrimos realidades que antes no las habíamos visto. Nuestra mirada se llena de claridad y fe. Pero, a veces, estamos tan pendientes de otras cosas, que no vemos lo que ya está preparado por Dios y está a nuestro alcance. Esto es aplicable a lo personal como en relación con los demás. Si hoy levantamos la mirada encontraremos a nuestro alrededor, un campo en el que El Señor viene trabajando y que está listo para la cosecha. Ha llegado el tiempo de levantarla.

¿Hacia dónde mirar? Debemos alzar nuestros ojos más allá de nuestra circunstancia y de nuestro problema para ver la Obra Poderosa que El Espíritu Santo está haciendo en este tiempo: “Pongan la mira en las cosas de arriba, y no en las de la tierra”.

El contexto del pasaje de San Juan 4  es el encuentro de Jesús con la mujer samaritana. Jesús vio al Espíritu Santo obrando en ella y en su necesidad de ser saciada por el agua de vida. Ella en nada pudo encontrar satisfacción y estaba vacía. Hoy en derredor nuestro hay muchas personas, en las que Dios está trabajando y que están listas para rendirse a Él. Por lo tanto, levantemos nuestra mirada  y veremos la gran cosecha que se viene.

Los discípulos, al volver, estaban preocupados por Jesús, porque en lugar de comer, se puso a conversar con la mujer. Todavía no habían entendido que al hacer la Voluntad de Dios somos plenamente saciados. Esta mujer Samaritana, al final fue salva y dio testimonio de su salvación a todo el pueblo. El hacer la Voluntad del Padre, sacia plenamente nuestro corazón y a su vez, nos transforma en canales para que otros puedan beber del agua de vida que quita toda sed.

Comencemos a ver a las personas y a nuestra nación con esperanza. Pidamos revelación de lo obra del Espíritu Santo y tengamos fe que nada podrá detener su cumplimiento. Este es el tiempo de Dios para una gran cosecha, no dudemos, las personas están listas para recibir a Cristo. El Padre nos envió y hacer Su Voluntad sacia nuestro ser.

OREMOS:

  • Clamemos por una gran cosecha, que multitudes en nuestro país conozcan a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.
  • Que cada uno de nosotros, de manera personal y como Iglesia, podamos levantar nuestros ojos y ver todo lo que está preparado por Dios a favor nuestro en este tiempo.
  • Oremos por la actividad del fin de semana, que tengamos una gran cosecha.

Dios te bendiga en esta nueva jornada de los 40 días.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario