CAMPAÑA 40 DÍAS – DÍA 25

EJERZAMOS LA FE POR LOS OTROS

“Algunos días después, Jesús volvió a Cafarnaún. En cuanto se supo que estaba en la casa, se juntó mucha gente, de manera que ya no cabían ni aún a la puerta, mientras Él les predicaba la Palabra. Llegaron entonces cuatro hombres que cargaban a un paralítico. Como no podían acercarse a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo donde estaba Jesús, hicieron una abertura, y por ahí bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico. Cuando Jesús vio la fe de ellos, le dijo al paralítico: Hijo, los pecados te son perdonados. Algunos de los escribas que estaban allí sentados, se decían a sí mismos: ¿Que es lo que dice este? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar pecados? ¡Nadie sino Dios!. Enseguida Jesús se dio cuenta de lo que estaban pensando, así que les preguntó: ¿Qué es lo que cavilan en su corazón?         ¿Qué es más fácil? ¿Que le diga al paralitico: tus pecados te son perdonados, o que le diga: Levántate, toma tu camilla y anda? Pues para que ustedes sepan que el Hijo de Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados, este le dice al paralítico: Levántate, toma tu camilla, y vete a tu casa. Enseguida el paralítico se levanto, tomo su camilla y salió delante de todos, que se quedaron asombrados y glorificando a Dios, al tiempo que decían: ¡Nunca hemos visto nada parecido! San Marcos 2: 1-12 (RVC).

De todos los ejemplos de la Biblia, este suceso es el que ilustra claramente acerca de quienes desplegaron su fe a favor de terceros. Algunas reflexiones podemos hacer:

Jesús vuelve a entrar en Cafarnaún: Es esperanzador saber y pensar que las misericordias de Dios tienen renovación diaria. Hoy Jesús puede volver a visitar tu casa. No importa si fallaste o te alejaste el Él. El vuelve a venir porque te ama.

Encontramos cuatro tipos de personas: Cada una tiene características diferentes. Tienen las mismas particularidades como las que vemos hoy a nuestro alrededor.

A.- Los bloqueadores de puertas: Son los que impiden o bloquean que puedas llegar a ese encuentro transformador y milagroso son Jesús. Personas de influencia negativa. Uno tiene que estar atento para eludirlos, si anhelamos más de Dios.

B.- Los grandes estudiosos y maestros de la ley: Ellos“lo saben todo” y piensan que Dios solo puede obrar si tiene la aprobación y el acuerdo de ellos. Solamente ellos saben cuándo y cómo obra Dios. Son en definitiva, unos murmuradores e incrédulos. No te olvides que Jesús, aún es, fue y será el Rey y Señor de Señores y obra cuando y como Él quiere.

C.- El paralitico: Son aquellos heridos, lastimados, a los que la vida ha golpeado con dureza. Una enfermedad que llegó, una crisis inesperada, son los lisiados del alma. Personas de nuestro alrededor que sufren la infección del germen del pecado y están rengos, pero como leímos en el relato, hay esperanza en Cristo, Él dice, “Hijo, tus pecados te son perdonados, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa” No debes desanimarte ni rendirte, el milagro viene en camino!

D.- Los héroes anónimos: Son los que ejercen la fe por otros. Vencen las dificultades y los obstáculos, hacen un esfuerzo extra, son los que rompen los techos para que el milagro llegue. Desafían toda adversidad y obtienen la victoria. No miran por lo suyo propio sino por lo del prójimo. Es el motivo y la razón de la Iglesia: ser la que lleva los paralíticos a los pies de Jesús para que sean transformados y llenos de vida, todo para la Gloria de Dios.

OREMOS:

  • Para que Dios nos dé la capacidad de discernir a todo aquel que venga con intenciones de bloquear nuestro ascenso a niveles de mayor intimidad con Dios.
  • Que Dios nos pueda usar en este tiempo, para llevar aliento y esperanza a aquellos que están postrados por los golpes de la vida.
  • Que Él Señor nos ponga el deseo para que seamos esos héroes anónimos que no miren lo suyo sino el ser una fuente de bendición al prójimo.

 

Dios te bendiga en este nuevo día

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario