CAMPAÑA 40 DÍAS – DÍA 23

PREPAREMOS UN CAMINO PARA EL SEÑOR (PREPARÉMONOS PARA LA SALIDA DEL SÁBADO)

“Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor; enderecen en el páramo una calzada a nuestro Dios. Que todo valle sea enaltecido; que se hunda todo monte y collado; que se enderece lo torcido y que lo áspero se allane. Se manifestará la Gloria del Señor, y la humanidad entera lo verá” Isaías 40:3-5 (RVC).

Este es el desafío de la hora, el reto para la Iglesia de Cristo: Preparemos el camino para el Señor, cada uno de los integrantes de ese cuerpo que es la Iglesia tiene la responsabilidad de hacerlo. Cristo nos manda a predicar el evangelio a toda criatura, no es una opción, es un mandato de Jesús. Nos manda salir de las cuatro paredes, de la comodidad, para ganar a las personas para Cristo. Nos envía con su autoridad y un mensaje bien claro: Que todo valle sea enaltecido; que se hunda todo monte y collado; que se enderece lo torcido y que lo áspero se allane, un evangelio de Poder.

El valle enaltecido” nos lleva a pensar que nuestra comunión y búsqueda de Dios debe ser elevada, nuestra intimidad debe cambiar para mejor al igual que nuestra oración y clamor por los que se pierden. Si pasa esto, la Iglesia experimentará un avivamiento y habrá mucho fruto para Gloria de Dios.

Que se hunda todo monte y collado” El evangelio de Poder hace caer los obstáculos, se desploman los gigantes, se disipan los argumentos que se levantan contra el Ungido de Dios, son deshechas las obras del diablo y es establecido el Reino de Dios.

Se enderece lo torcido “La iglesia tiene autoridad delegada por Dios para enderezar las calzadas torcidas. Es como un faro que alumbra en la oscuridad y sirve de guía al confundido y al perdido, para hacer conocer a Jesús quién dijo” Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi”.

Lo áspero se allaneTenemos la tarea bendita como Iglesia de sanar a los heridos, lastimados y dolidos, a los que no ven la salida a sus problemas. El aceite del Espíritu Santo se derrama en la Iglesia para sanidad de las naciones. El Médico de los Médicos, Jesús, está buscando obreros quienes digan como Isaías:Aquí estoy yo. Envíame a mí” Isaías 6:8 (RVC).

OREMOS:

  • Para que se active a niveles más altos, la intercesión y el clamor por los perdidos.
  • Que el Espíritu Santo ponga pasión por las almas en nuestro interior.
  • Que la Iglesia en Argentina sea activada y movilizada para realizar unidos la tarea evangelizadora.

 

Dios te bendiga en este nuevo día

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario