CAMPAÑA 40 DÍAS – DÍA 9

FORTALEZCÁMONOS EN EL SEÑOR

Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en Señor y en el Poder de su fuerza. Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo. La batalla que libramos no es contra gente de carne y hueso, sino contra principados y potestades, contra los que gobiernan las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por lo tanto, echen mano de toda la armadura de Dios para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir hasta el fin y permanecer firmes.” Efesios 6: 10-13 (RVC)

Mantengámonos firmes contras las estrategias del diablo

El mayor peligro en nuestra vida cristiana es caminar con un falso sentimiento de seguridad que nos hace creer que somos inmunes ante el ataque del enemigo. Es una de las armas efectivas del diablo.

La Palabra de Dios, en reiteradas ocasiones, nos advierte enfáticamente acerca del peligro de las asechanzas del enemigo que lo único que busca es destruir nuestra vida espiritual.

Busca hacernos bajar la guardia y que caigamos en desánimo, que dejemos la tarea del ministerio a la cual Dios nos ha llamado, que abandonemos la lucha, que no peleemos por lo que Dios nos ha dado (nuestro matrimonio, familia, trabajo, salud).

Por tal motivo el Apóstol Pablo nos exhorta a fortalecernos en El Señor y en Poder de su Fuerza, la clave radica en que nuestra fortaleza es “estar en ÉL “y no salirnos de ese lugar.

Hagámonos fuertes en El Señor y en el Poder de su fuerza

No solo estar atentos y alertas, sino permanentemente fortalecidos, pero no en nuestras capacidades, en nuestro sentido de seguridad o en nuestra experiencia o conocimiento, sino en EL SEÑOR.

De Él son los recursos y la fortaleza para salir victoriosos ante el enemigo. En Efesios 6:16 nos advierte la Palabra que el enemigo nos lanzará flechas incendiarias para tratar de afectar nuestras vidas: flechas de temor, angustia, incredulidad, amargura, autocompasión cuyo propósito es debilitarnos y hacernos caer. Pero Dios nos ha dado el escudo de la fe que debemos usarlo en tales circunstancias.

Hagamos guerra contra los principados y potestades que están en nuestra ciudad y en el barrio y que buscan impedir la cosecha de los 40 días.

Somos colaboradores de Dios para la extensión de su Reino. El fortalecimiento tiene como objetivo primordial predicar el evangelio de Jesucristo. Llevar adelante la Gran Comisión.

Oremos:

  • Pidiendo a Dios ayuda para que estemos firmes cada día contra todo dardo del enemigo.
  • Que Dios nos muestre cuales son los puntos débiles en nuestra vida en los que necesitamos trabajar para no ser presa del diablo en su propósito de destruirnos.
  • Que Dios nos llene de pasión para ser Colaboradores de Cristo en la Gran Comisión.

 

Dios te bendiga en este día.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario