CONECTADOS PARA CUMPLIR LA TAREA

CONECTADOS PARA CUMPLIR LA TAREA

Algunas personas se conectan en lo afectivo, otros en los sueños, otros en las emociones; pero nada de esto sirve si no estamos CONECTADOS EN LA TAREA.   No es suficiente con asentir de palabra, con apoyar espiritualmente, con estar de acuerdo con la Visión, “Es indispensable conectarse con la tarea”.    ¿Que es conectar?:

“Unir dos sistemas, mediante cable o inalámbrico, para que entre ellos se establezca la relación necesaria para que funcionando conjuntamente se realice una tarea”.

Si verdaderamente queremos afectar nuestra ciudad, ganarla para Cristo, el libro de Nehemías nos puede ayudar mucho, porque relata: “La historia del amor de un hombre de Dios por su ciudad, apoyándose en Dios y desafiando a su pueblo a conectarse en la tarea de reconstruir sus murallas para proteger su integridad y su identidad”. Jerusalén estaba sin muros que la defendiesen, abandonada y expuesta.  Eso permitía a Sambalat asaltarla con facilidad todas las veces que quisiera.  Cuando oye que Nehemías se propone conectar a todos los judíos, para hacer la Obra de Dios, se enciende en ira (Nehemías 4:1-2)  Mientras estaban abandonados a su suerte, Sambalat no se molestó.  Mientras estaban atados espiritual y mentalmente, mientras los dominaba el conformismo y pesimismo, Sambalat no se ocupó de ellos.  Pero cuando se “CONECTARON PARA TRABAJAR”, comenzó a planear de qué manera detener la obra. Observamos 4 niveles de conexión:

1. CONECTARNOS CON DIOS, Nehemías 1.18: «… El rey accedió a mi petición, porque Dios estaba actuando a mi favor».

La primera conexión que es necesaria para realizar una gran tarea es entre nosotros y Dios.  De nada sirve que acordemos entre nosotros si no nos hemos puesto de acuerdo con Dios. Si estamos conectados con Dios y sus planes, recibiremos el “Favor de Dios”

La fuerza de la conexión en cualquier tarea está en ese favor de Dios.  Necesitamos ese favor en las cosas pequeñas y cotidianas y con más razón en las complejas y difíciles.

2- CONECTAR LA ACCION A LA PALABRA. Nehemías. 2:18 «Al oír esto, exclamaron: ¡Manos a la obra! Y unieron la acción a la palabra».

No siempre la teoría y la acción logran abrazarse. No se trata de filosofar, de tener buenas ideas, de sugerencias.  Las palabras necesitas ACCIÓN. Tenemos que ser capaces de conectar la Palabra con la Acción para que se realicen las grandes tareas.

No es suficiente el apoyo verbal, el apoyo anímico, el “voy a orar por vos”  y cuando llega el momento solo tenemos excusas.   No es suficiente la Disposición, necesitamos Disponibilidad.   Muchos son los dispuestos y pocos los Disponibles.

3. CONECTAR A LOS VALIENTES Nehemías 4.14: «Luego de examinar la situación, me levanté y dije a los nobles y gobernantes, y al resto del pueblo: “¡No les tengan miedo!…”».

Debemos hacer conexión con gente que no le tenga miedo a los proyectos de la vida, a los proyectos de Dios.   Generaciones completas perecieron no porque no les gustó el proyecto de Dios sino porque le tuvieron miedo.

  • Gedeón tuvo que pregonar: “Quien tema y tiemble, levántese temprano y regrese”. Su ejercito de 30000 soldados se redujo hasta quedarse con 300 valientes
  • David peleó solo contra Goliat porque el ejército de Saúl estaba paralizado de miedo.

Necesitamos que gente sin miedo se conecte para conquistar en el reino de Dios. Gente que no solo declare “El Señor está con nosotros” sino gente que enfrente al enemigo sabiendo que “El Señor está con ellos”

4. CONECTARSE PARA NO DESCUIDAR NADA Nehemías 4.17: «Tanto los que reconstruían la muralla como los que acarreaban los materiales, no descuidaban ni la obra ni la defensa».

Nos conectamos todos porque queremos que no se descuide nada.   Cuando pocos hacen mucho, siempre habrá cosas que se descuidan.   Cuando vienen a decirme: Pastor, ese enchufe está mal, esa pared está sucia, la silla está desacomodada, yo pienso, eso no es que está mal es que vos no estás, es que tú no estás en el equipo.

Nehemías conectó al pueblo para que no descuidaran ni oración, ni la enseñanza, ni la producción, ni la construcción y ni la seguridad.  Nada Nehemías dejaba descuidado: ni la oración, ni el balde, ni la espada, nada, nada. Todo en Jesús es Rey debe estar bajo cuidado, lo grande y lo pequeño, todo debe hacerse y cuidarse: La evangelización, la adoración, la limpieza, el orden, los niños, los ancianos, las obras de misericordia, las misiones, todas, todas.

Hugo Marquez

Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario