DIOS ESTÁ SIEMPRE AL DOMINIO DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Génesis 41: 37-52

En esta historia de vida donde encontramos relatados, parte de los hechos que experimentó José,  podemos ver de qué manera Dios obró para bien aún en medio de las circunstancias adversas y difíciles por las que José tuvo que pasar.  Y esto es motivo de fortaleza y de ánimo para cada una de nuestras vidas cuando vemos  la mano y el obrar del Señor con su siervo y por lo tanto nos impulsa a permanecer fieles a pesar de las dificultades, a rendirle por completo nuestras vidas a Dios para que se cumplan sus propósitos y aprender a esperar en Él, imitando la actitud que  José mantuvo y que consistió en darle siempre toda la Gloria a Dios. En todo este ejemplo descubrimos algunas cosas que son útiles para nuestra vida de relación con Dios:

A.- DIOS PREPARA Y CAPACITA A  SUS SIERVOS A QUIENES VA A USAR EN LA OBRA

Para los egipcios, era algo significativo y de suma importancia sondear y buscar la interpretación de los sueños, por eso es que cuando el Faraón tiene ese sueño que nadie pudo interpretar ni explicar, y que fue lo que  lo llevó a encontrarse  con José por la intermediación del copero al que José conoció en prisión, ese copero se acordó del joven hebreo que en la cárcel le había interpretado correctamente su sueño y de inmediato se lo hizo saber al faraón.

Vemos como el  plan de Dios estaba marchando y no se detuvo. Los años de servicio que pasó José en la casa de su amo Potifar fueron algo así como una capacitación en terreno,  un entrenamiento intensivo para él, (aprendió mucho acerca de la administración de los recursos) y los años siguientes en la cárcel, fueron como una ejercitación para lo que iba suceder más adelante  cuando el faraón entrara en contacto, aprendió allí acerca de la búsqueda  profunda de Dios y también acerca de la oración. En realidad, Dios siempre estuvo y estaba con José. Fueron 13 años los que necesitó para esta preparación en la que después de ser probado, llegó a ser lo suficientemente maduro y sólido a la edad de 30 años y de esa manera estar y tener condiciones para gobernar una gran nación como Egipto.

B.- LUEGO LOS PROMUEVE A LUGARES DE AUTORIDAD Y GOBIERNO

Tanto el faraón como sus consejeros respondieron positivamente a lo dicho por José en la explicación referente al sueño en cuestión. De inmediato el faraón lo ascendió poniéndolo en el lugar de máxima autoridad en el país,  lo ubicó en  2° lugar después de él. Y José con toda responsabilidad, se ocupó  de todos y de cada uno de los detalles que Dios le mostró, hablemos del acopio de reservas, de la administración de los recursos, de la implementación de la estrategia,  etc. El hizo tal como Dios le mostró que debía hacerse.

El faraón le dio un nombre nuevo, Zafnat Panea, también le dio por esposa a Asenat,  la hija del sacerdote  de On y tuvo con ella 2 hijos: el mayor Manasés: que significa “Dios me ha hecho olvidar” y el 2° Efraín: que significa Fructífero.

C.-VEMOS COMO LAS NECESIDADES TRAEN CONSIGO OPORTUNIDADES

A raíz de la gran sequía y de la hambruna que se vivió  en el mundo de esa época, los hermanos de José  llegaron a Egipto buscando alimentos obedeciendo al pedido de Jacob, su papá.

Cuantas cosas tuvieron que pasar: Ellos, los hermanos,  que fueron  acusados de espionaje, terminaron en la cárcel, todos,  hasta que finalmente  se quedo únicamente el mayor como rehén y garante,  el episodio del dinero en sus alforjas….etc.  Todo lo que les sucedía,  les traía remordimiento en los corazones a los  hermanos  porque les hacía recordar lo que ellos habían hecho muchos años atrás con su hermano José, eso  golpeaba en sus mentes y los hacía sentir culpables generando no pocas discusiones entre ellos. Cuando finalmente regresan a su tierra y nuevamente se les ordena ir a buscar al hermano menor para demostrar que no son espías. Al final ellos por indicación de su papá vuelven a Egipto y se llevan a Benjamín con una doble cantidad de dinero.

En el relato Bíblico vemos que cuando José los ve llegar, ordena preparar un almuerzo y los lleva a su casa…allí nuevamente  llena sus alforjas con provisiones y manda al mayordomo esconder su copa de plata en la alforja de Benjamín…apenas reinician el viaje de regreso  a su casa  y cuando habían recorrido uno pocos kilómetros de distancia, los alcanza el mayordomo de José y les dice…” porque habéis hecho mal…habiéndose  robado la copa de mi amo” y cuando la buscan, la copa se encontraba en el equipaje de Benjamín. Eso genera un momento de mucha tensión, la amenaza de que Benjamín debía quedarse con José desencadena un desesperado intento del hermano mayor, Judá, de hacer un  acuerdo, dado que él había salido de fiador por Benjamín, le dice que sin el menor, el no vuelve, y que el papá anciano podría  morir si no regresa su hijo pequeño.

José soporta la situación hasta que no la puede sostener más y llorando a gritos les confiesa que él es José, el hermano que ellos habían vendido como esclavo y que Dios lo preservó para darles vida a ellos.

Toda esta estrategia de José en realidad apuntaba a descubrir y sacar a luz los cambios que él pensaba que sus hermanos habían experimentado. Tal como José probó a sus hermanos, Dios muchas veces nos pone a prueba a nosotros  para ver si en algo cambiamos en nuestro corazón y en nuestra vida.

Las experiencias vividas por José  muestran el obrar de Dios en las personas a través del tiempo.

Ocurre que muchas veces no entendemos el modo o la manera en que obra Dios. Pero Él lo hace para llevar a cabo sus planes y propósitos en nosotros.  José tuvo que pasar muchas experiencias y situaciones dolorosas, pero al final Dios las usó para bien.  Dios fue glorificado en todo.

Lo que vimos nos estimula y nos motiva, nos alienta a permanecer fieles al Señor.

¿Estás pasando una situación difícil? Descubre la mano de Dios en todo lo que ocurre por más duro que te resulte y pon tu confianza solamente en Él, Dios siempre está al control de todo.

Dios te bendiga esta semana.

Manolo Jurczuk

Pastor

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario