UN DIAGNÓSTICO COMÚN PERO UNA DIFERENTE SOLUCIÓN

Durante el acto de inauguración del espacio por la memoria donde funcionó el centro clandestino de detención Mansión Seré, en el marco del 37º aniversario del golpe cívico-militar del 24 de marzo, la Presidenta instó a los argentinos a “dejar de lado el odio” y que, a través de un “esfuerzo personal“, aflore “en cada uno de nosotros lo bueno y lo mejor” La mandataria abogó para que “tengamos la fuerza suficiente para dejar de lado lo malo, lo feo, el odio. El odio -añadió- convierte a la gente en personas feas, no se puede vivir con odio“.

Quiero que sepan que podemos ser diferentes. Pero que ser diferentes no significa que uno sea mejor, y el otro peor. Lo maravilloso es reconocerse en la diferencia, porque Dios nos hizo a su imagen y semejanza, pero nos hizo a todos diferentes, para que podamos tener la opción de elegir qué queremos ser”, definió la mandataria en un llamado a la unidad.

Es muy interesante lo que la Presidenta de los Argentinos plantea en el discurso respecto a  la necesidad de cambiar, de elegir ser personas sin odio, sin rencor y sin maldad. Todos anhelamos vivir en una sociedad solidaria, sin violencia ni odios, donde se practique y se viva la tolerancia y el amor. El tema es desde donde se realiza el diagnostico de la situación y su abordaje.

El abordaje de la situación del hombre y de la humanidad que ella realiza no dista del que se ha hecho  tantas veces pero desde una mirada humanista y apuntando siempre a una resolución humana del conflicto.  El problema que tenemos los seres humanos es que no alcanza con tener buenas intenciones o hacer nuestro mejor esfuerzo.

El hombre desde que fue puesto en esta tierra ha luchado consigo mismo para lograr esto que la Presidenta ha expresado y siempre ha terminado en el mismo lugar: ha fracasado en su intento. La razón es porque no se trata de mi mejor esfuerzo o en sacar lo mejor que tengo…sino de entender lo que realmente sucede.  Necesitamos  por lo tanto, de la ayuda de La Palabra de Dios y el diagnostico que nos da ese manual del fabricante o sea la opinión de Dios acerca este tema  y nos damos cuenta que es muy clara e ilustrativa.

Veamos lo que el Apóstol Pablo en la carta que le escribe a los Romanos expresa y nos da una idea cabal de lo que experimentamos en nuestra vida y en nuestro ser interior:

Leemos en Romanos 7:15- 20 ” Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago”  y más adelante sigue” de manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí y yo se que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mi pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Y al final de capitulo 7 dice ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? V.24 y concluye diciendo: Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro.

En definitiva, nuestra esperanza está en Jesús quién vino para darnos vida, Él fue a la cruz para que esos deseos de la Presidenta y de cualquier ciudadano que lucha por dar lo mejor, sea una realidad.

En la cruz se consumó nuestra victoria, nuestra redención y nuestra liberación del yugo del pecado. Es el mismo Pablo en la carta a los Romanos, en el capítulo 5 dice v. 12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.  Y más adelante..v17 “Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinaran en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de justicia. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres  la justificación de la vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

La razón de la venida de Jesús y en el marco de la celebración de la pascua  que estamos próximos a recordar, eso tiene que ver con una respuesta de parte de Dios a la necesidad del hombre.

Dado que por sus propios recursos, el hombre con sus intentos y esfuerzos personales de cambiar su vida ha fracasado, Dios en su amor, nos envió a Jesús para que Él ocupe mi lugar y el tuyo y en la cruz se consumó la victoria, Él murió pero resucitó y con su resurrección venció al pecado, a la muerte y al diablo, nuestro enemigo n° 1 …por lo tanto debemos de una vez por todas, permitir que sea Jesús quien opere los cambios en nosotros pero desde adentro hacia afuera y eso solo es posible si lo hacemos por medio de Jesús. Es algo así como un trasplante cardíaco, Él nos quita el corazón endurecido y lleno de maldad para poner un corazón vivo y lleno del amor de Dios.

Jesús dijo Porque de dentro,  del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.  Todas estas maldades de dentro del corazón salen, y contaminan al hombre. San Marcos 7:21-23  de manera que …solo es posible cambiar si es Dios el que nos cambia el corazón.

Te animo a que clames a Dios y le pidas que Él cambie tu vida, permítele a Jesús llegar a tu vida y que Él pueda reinar en ella, la Palabra dice claramente: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Romanos 10:9, para que ya no vivas vos sino Él con todos Sus recursos y Su Poder, y de esa manera  podrás vivir y experimentar este deseo de la Presidenta, o de lo contrario, seguiremos en el intento y andando de fracaso en fracaso.

Dios te bendiga esta semana.

Manolo Jurczuk

Pastor

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario