PONTE DE PIE Y PROSIGUE ADELANTE

Ponte de pie y prosigue adelante

Marcos 10:46-52

El relato que se registra en el evangelio de Marcos acerca de la experiencia de Bartimeo es conmovedor, me impacta cada vez que lo leo. ¿Alguna vez te has sentido desanimado? ¿Te vinieron deseos  de rendirte, de tirar la toalla?  Pienso que a la mayoría de las personas, esa idea se le ha cruzado en algún momento de su vida. Sucede a veces que en nuestro caminar con Dios nos sentimos como que no estamos avanzando. Las demandas de la vida, el mucho trabajo, una crisis familiar, las muchas actividades pueden hacernos mover de nuestro enfoque en Dios. Si nos dejamos llevar por la rutina diaria que nos abruma de tal manera, entonces los proyectos o los sueños que perseguíamos se desvanecen. Hasta podemos llegar a pensar, ¿cómo es que llegue a esta situación?

En San Juan 10:10 Jesús nos dice: El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

No debemos olvidar que el diablo es astuto,  él obra con mucha picardía y te envuelve con sus palabras, te susurra al oído: “Dios no tiene poder para cambiar tu vida ni te puede ayudar”. Lo hace porque su objetivo es distraer tu atención. El quiere que pongas tu mirada en las circunstancias. Que pienses que tu vida es un fracaso y que nada puede cambiar. Solo busca llenar tu mente de todas estas cosas y que desvíes tu mirada de Jesús, porque justamente, Él es quien puede cambiar tus circunstancias. La buena noticia es que las artimañas del enemigo nunca son ni serán más poderosas que la mano de Dios. Jesús ha venido para bendecirte y para darte una vida abundante. Así que cuando te sientas triste y con ganas de rendirte acuérdate de las enseñanzas que surgen de la experiencia de Bartimeo para que levantándote en pie, sigas adelante.

1) Asume tu responsabilidad de la situación Este es el primer paso para cambiar. Bartimeo se sentaba todo los días junto al camino a mendigar hasta que escucho de Jesús. Cuando oyó que Jesús venia, ¿que hizo? comenzó a gritar. Bartimeo no espero que otro le extienda una mano. El se hizo responsable de su situación y se puso en acción. Debemos reconocer que somos los únicos responsables de cambiar las circunstancias que nos ocurren en la vida. Por lo tanto, ponete en acción Ya!!.

2) No esperes condiciones ideales Bartimeo no se puso a esperar el momento perfecto para ser sanado. Su necesidad era mucho más grande que su preocupación por buscar el tiempo propicio. ¿Qué hubiera ocurrido si Bartimeo no hubiera tomado la decisión de clamar en fe? Si nos ponemos a analizar, la situación no era la ideal. El tenía que enfrentarse con una multitud que a su vez buscaba y clamaba por Jesús. Sumado a eso, él estaba ciego. Nadie le quería ayudar. Pero Bartimeo no espero que las cosas se tranquilizaran y que alguien le dijera: Hey…Bartimeo….”Ahora te toca a vos.” No, su situación era acuciante y no podía esperar más. No esperes que las condiciones sean perfectas. Satanás se asegurara de que nunca llegue el tiempo correcto y perderás el milagro y la bendición de Dios para tu vida.

3) No te  preocupes por el que dirán No dejes que las opiniones de personas negativas te pinchen el globo, ellas solo se ocupan de juzgar, no tienen visión y lo que buscan es que no recibas tu milagro, ese avivamiento que estás esperando, esa victoria para tu vida. Muchos procuraron callar a Bartimeo, pero él gritó cada vez más fuerte. Si dejas que esas personas te mantengan alejado de Jesús, nunca conocerás la vida plena que Él promete. La Palabra de Dios debe ser tu Guía cada día.

4) Debes ser específico y claro en lo que pidas y deseas que Dios haga en ti Él sabe cada una de nuestras necesidades  antes que se lo pidamos pero dice en su Palabra que debemos pedirle y debemos hacerlo con claridad. Bartimeo fue preciso: quiero ver!! Y eso le fue dado.

5) Debes creer que Dios  lo puede hacer Bartimeo creía, él tenía fe que el Señor respondería su clamor. No se conformó con quedarse sentado a la orilla del camino  mendigando. La gente pasaba cerca de él y seguían de largo. El  creía que su vida iba ser diferente si llegaba a los pies de Jesús. Y su vida fue cambiada para siempre. Como resultado recibió la sanidad de su ceguera y la salvación. Del mismo modo tu fe es la llave para que Dios obre el milagro en ti. Créele a Dios, Él tiene algo mucho mejor de lo que estas experimentando hoy.

6)  Atrévete haciendo algo diferente ¿Cuándo fue la última vez que tomaste una acción de riesgo?  Fue muy difícil para Bartimeo gritar en medio de la gente que se agolpaba, pero tomo el paso de fe. Tiro su ropa, se puso de pie, y caminó hacia Jesús sin ayuda de nadie. Fue atrevido en arrojar su pasado, ponerse de pie por sus medios y caminar hacia su futuro. Dios te ha dado la misma medida de fe para cambiar para bien tus circunstancias. Cree en la Palabra del Señor, haz algo audaz como lo hizo Bartimeo y tendrás la victoria en tu vida.

7) No lo dejes para mañana, hazlo hoy

Jesús esta a la puerta. ¿Qué te ha pedido el Señor que hagas? Hazlo ahora. Puede ser tu última oportunidad. Si Bartimeo no hubiera hecho lo que hizo en ese momento,  no hubiera tenido otra oportunidad porque Jesús iba camino a la cruz y nunca volvió a pasar por Jericó.

Comprende esto: Dios no desea ni planea que estés frustrado, derrotado, estancado en la vida. Su deseo siempre es bendecirte en todas las áreas de tu vida. Ponte de pie, deja el desanimo, la frustración y las preocupaciones atrás. Comienza hoy a proseguir el camino de Cristo. Sigue adelante.

Dios te bendiga

Adriana y Manolo  Jurczuk

Pastores

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario