“CORRED DE TAL MODO QUE RECIBÁIS EL PREMIO”

“CORRED DE TAL MODO QUE RECIBÁIS EL PREMIO”. 1ª. Corintios 9:24-25
En estos días, donde a toda hora estamos siendo inundados de información que proviene de las Olimpiadas que se realizan en Londres…la Palabra nos hace lleva a reflexionar en la necesidad de correr la carrera de la vida de manera honrada pero tenemos que correr para ganar. No estamos simplemente para perdurar. Nadie está en una carrera por estar. Todos compiten para ganar. Así tiene que ser con todos aquellos que toman en serio la Palabra de Dios.
No somos seguidores de Jesús por antojo, ni por obligación sino por amor a Jesús. Ningún discípulo de Jesús alcanza algo que valga la pena sin una dosis de entusiasmo. Si quieres obtener lo que dice la Palabra de Dios y disfrutar de las “grandísimas y preciosas promesas” que en ella se habla, debes apasionarte por Él.
1ª Pedro 2: 5 nos sigue hablando de competir y de luchar, el atleta que sale a la pista de carrera debe luchar de manera legítima, sin trampas…para ser coronado, para obtener su medalla, pero debe luchar con fuego y pasión, con ganas, con entusiasmo…y correr para ganar… Necesitamos urgentemente discípulos que se entusiasmen por ver un milagro en su vida cada día, cada semana. Cristianos que se apasionen con ver como Jesús interviene en sus vidas, aún en las cosas más pequeñas. Creyentes que les entusiasme tener comunión y compañerismo con otros discípulos. ¡Personas deseosas de compartir de Jesús con su familia, a sus amigos y vecinos! Queremos ser discípulos de Jesús llenos de pasión por ver como Él opera cambios en todos aquellos que se dejan influenciar por Él.
“ Tu, hijo mío, esfuérzate en la gracia que tenemos en Cristo Jesús” …por tu parte, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”…vemos los consejos de Pablo a su compañero de ministerio, a Timoteo…nos dicen que en la vida viviremos situaciones difíciles: conflictos, dificultades y penalidades de todo tipo pero debemos confiar y seguir adelante en la carrera en la que estamos….y eso requiere un esfuerzo, abstenerse de muchas cosas para estar preparado…ayer en nuestra ciudad se realizó una competencia que lleva 26 ediciones, el Tetratlón de Chapelco…muchos vienen a competir pero son pocos los que suben al podio..Uno de los competidores comentó “son muchas horas de entrenamiento por día”…nos revelan que para competir y ganar es necesario perseverar durante la preparación para la carrera, entrenar bajo la lluvia, con mucho frio, con días muy duros en el clima…en la vida cristiana sucede lo mismo…. Pase lo que pase…cada día debo determinar buscar el rostro de Dios…Su guía en cada decisión…lo interesante es que nuestra carrera ya ha sido ganada por Jesucristo…tan solo debo perseverar y permitir que Él viva Su vida en mí.
Dios te bendiga esta semana
Pastor Manolo Jurczuk

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario