MENSAJE DE FIN DE AÑO

Amados hermanos:
Gracias a Dios por lo que Él ha sido y significado cada día de este año que ya está a punto de terminar. Y si bien quisiera ver con gratitud los días pasados, más quisiera ver con esperanza los días por venir.
Al comenzar un Nuevo Año quisiera llevar sus pensamientos y sus corazones por los siguientes consejos:

1.- Es necesario confiar toda nuestra vida en el Señor.
Muchos piensan que si hacen todo correctamente, si actúan honestamente, todo le irá bien. Eso lleva a confiar en la propia justicia, eso lleva a creer que en las decisiones y actitudes de uno está condicionado el futuro.
La Biblia enseña: “Fíate de Jehová, de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia”. Es bueno ser prudente, pero es malo poner nuestra última confianza en nuestra propia prudencia.
El ser justo no debe ser una actitud de conveniencia sino un principio de vida, yo debo actuar justamente y agradar a Dios, no porque me conviene, sino porque eso es correcto y agradable a mi Señor. No es la recompensa lo que me mueve a ser justo, es mi fidelidad a Dios, mi lealtad al Rey.

2.- En cualquier circunstancia es bueno humillarse delante de Dios.
Sin dudas que un nuevo año nos traerá días buenos y días malos, y en todo momento es bueno buscar a Dios. Buscar el rostro del Señor en el día de la angustia no es de débiles sino de sabios. “Invócame en el día de la angustia, te libraré y tú me honrarás”.
Muchos ceden a la tentación de fastidiarse con Dios, de enojarse con Dios, de reprocharle; pero eso no lleva a ninguna solución, no da salida al problema. El rey David sabía cual era el secreto para salir de la aflicción: “Te llamaré en el día de la angustia, porque tú me respondes”.
Comenzar un nuevo año debe ser ocasión permanente de buscar el rostro de Dios, sabiendo que: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida. ¿De quién he de atemorizarme?”

3.- Proclamen y confiesen cada día a lo largo de todo el año:
3.1.- Que Dios tiene Poder sobre toda persona y circunstancia.
3.2.- Que Dios ha sido fiel en el pasado y será fiel en el presente.
3.3.- El pueblo de Dios no tiene fuerza ni esperanza fuera de Él.
3.4.- Las promesas de Dios siguen vigentes, no está vencidas ni caducas.

Deseamos a todas las familias de JESÚS ES REY un bendecido y próspero 2012. Que cada día que transcurra puedan disfrutar de la bondad de Dios, que Su misericordia les siga donde quiera que vayan y que no puedan llegar a ningún lado sin que Su gracia les alcance.

Pastores HUGO y SILVIA MARQUEZ

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario