EL SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD

Desde hace unos cuantos días a la ciudad se la ve adornada, llena de luces y color. En cada barrio se ven casas evidenciando la celebración. Todo nos da a entender que nos aproximamos a la Navidad y al fin del año.
Los comercios ofrecen todo tipo de ofertas, dejando sentado que este fin de año merece especial celebración.
Pero, ¿acaso el comprar, dar y recibir regalos es lo esencial en este mes? ¿A qué se debe que muchas personas lleguen hasta el extremo de gastar gran parte de su aguinaldo con el fin de entregar un presente a alguien amado?
Lo que sucede es que se ha perdido el verdadero sentido de la navidad.
Surge entonces otro interrogante, ¿qué significado tiene ésta celebración de la Navidad?
A.- Celebramos el nacimiento del Salvador

En la Biblia leemos que José y María subieron de Galilea a Belén. “Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz su primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” (Lucas 2:6, 7).
Siendo el Creador de todo el universo, vino a la tierra en condiciones de pobreza y nos demostró su humildad. Lo grandioso es que en medio de la sencillez de aquel lugar, estaba viniendo a redimirnos el Salvador. Gracias a su sacrificio perdonó nuestros pecados y nos hizo justos ante Dios el Padre.
B.- Celebramos la Presencia de Dios entre nosotros
No es fácil concebir al Dios del universo habitando entre nosotros. Sin embargo fue así.
El texto bíblico nos menciona que unos pastores, en la noche, cuidaban sus rebaños. A ellos se les apareció un enviado de Dios: “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador que es CRISTO el Señor” (Lucas 2:10, 11).
La Presencia de Dios entre nosotros nos asegura que Él conoce nuestras debilidades y desea ayudarnos. ¡Él es real! Él es el único que puede resolver una situación, cualquiera que ella sea. Jesús vino para estar en el corazón de los quebrantados. Si hoy estamos atravesando alguna circunstancia en la que no sabemos qué hacer, si hay tribulación, tristeza, si hemos perdido algún ser querido, si nos han despreciado o rechazado, o estamos solos, si en este año hemos tenido pérdidas, si hay llanto y la aflicción penetra hasta el alma, debemos cambiar nuestra tristeza en alegría porque la Navidad nos dice que:
¡Jesús nos ama y nos ha venido a visitar!

¡Cristo vino a buscar y a salvar lo que se había perdido! ¡Él vino a abrir las puertas de las cárceles! Vino a sanar a los quebrantados de corazón y a instaurar la paz en el corazón de los que le buscan, le obedecen y le aman.
¡Esto es lo importante de la Navidad! Que el evangelio de Jesucristo sea predicado y que el Reino de los cielos se instale en cada familia de la tierra.
¡Que Dios nos dé una Navidad distinta en este año, una Navidad nueva!
Y que podamos disfrutar del Espíritu de Jesucristo, que podamos alegrarnos en el Señor y ser instrumentos de Dios para hacer sonreír a alguien que sufre que en esta Navidad.
¡¡¡Dios te bendiga y tengas una Feliz Navidad!!!
Adriana y Manolo Jurczuk
Pastores

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario