MANTENER LA CALMA EN MEDIO DE LA TORMENTA

Muchas personas buscan librarse de los problemas y piensan que así serán felices y podrán empezar a disfrutar de la vida. Pero Dios anhela que aprendamos a tener paz y ser felices en medio de las tormentas y dificultades. Que tengamos paz aun cuando las cosas no ocurran como esperamos, cuando en tu lugar de trabajo las situaciones se ponen difíciles, cuando no te den el aumento que mereces, cuando en tu familia todo está mal y se sostiene de manera precaria.
Si uno comete el error de pensar que la paz depende de las circunstancias de la vida, jamás conocerá lo mejor que tiene Dios, porque siempre habrá algo que nos afecte, no podremos librarnos de las situaciones conflictivas de la vida. Nunca estará uno en un punto en donde no haya desafíos y razones para desalentarse. Debemos cambiar la perspectiva de la vida.
Pablo pasó por todo tipo de tribulaciones y experiencias difíciles. Muchas personas fueron injustas con él, fue acusado falsamente, mintiendo. Pero él dijo: “A pesar de todo eso, somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó” Romanos 8:37, Esa es la actitud que necesitamos. No utilices tu fe para librarte de tus problemas. Utiliza tu fe para permanecer en calma en medio de tus problemas.
En Marcos 4: 35-41 Jesús dormía en una barca cuando se levantó una fuerte tempestad. El viento soplaba y sacudía la barca violentamente, los discípulos estaban perturbados, desesperados y se atemorizaron. Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, despierta. ¡No tienes cuidado que vamos a perecer. Jesús se levantó y le habló a la tormenta. Dijo: “Calla, enmudece”…
Al instante, el viento cesó y quedó todo tranquilo, se hizo grande bonanza.
¿Cuál fue la razón por la que Jesús pudo traer paz a esa situación? esta clave también se aplica a nuestras vidas, a nuestras tormentas, y fue porque Él tenía paz dentro de sí, Jesús tenía paz dentro suyo. Estaba en medio de la tormenta, pero no dejó que la tormenta entrara en Él. Uno puede entrar en una tormenta, en una situación de turbulencia, pero no debo permitir que la tormenta se meta dentro de mí.
Paz no significa ausencia de problemas. Ni es siempre ausencia de enemigos. Puede haber problemas y conflictos alrededor mío, por fuera. Pero puedo estar en verdadera paz en mi interior. No debo permitir que la preocupación o el conflicto en algún aspecto de mi vida, en mis finanzas, una situación injusta en el trabajo o en la familia me gobierne… Si permito que día tras día esa situación perturbe mi ser interior, esto me pesará y me quitará el gozo, la fuerza y las ganas. Todo porque dejé que la tormenta ingrese a mi vida.
Muchas veces pensamos…“Tan pronto pase esta situación, voy a volver a ser el mismo/o la misma, como siempre…” No ocurrirá tal cosa. Cuando superes este desafío habrá otra dificultad que intentará robarte la paz de modo que debes cambiar tu perspectiva y no seguir permitiendo que todo esto te perturbe, haz lo opuesto entrégale tu situación a Dios.
Entra en tu lugar de paz y de reposo.
Dios obra donde hay una actitud de fe y de expectativa y al contrario, no puede obrar donde hay falta de fe, donde reina la preocupación, la desesperanza y el desaliento Dios no puede obrar en tu vida como Él quiere hacerlo.
Yo puedo correr el riesgo de perder la paz por enfrentar circunstancias duras y difíciles de la vida pero mi respuesta debe ser una afirmación firme:
“¡Voy a permanecer en paz. No permitiré que esto me afecte y me controle!”
En Proverbios se nos dice: “Si el Señor dirige nuestros pasos, ¿Por qué tratamos de entender todo lo que sucede en el camino?” “de Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo pues, entenderá el hombre su Camino?” Proverbios 20:24
Descansa!!!. Deja de preocuparte por las cosas que no puedes cambiar, entrega la situación por completo en manos de Dios sabiendo que Él controla tu vida.
Conviértete en una persona que permanece en calma en medio de la tormenta. No claudiques, no te rindas, no te entregues, no te desanimes ante la crítica, ante el trato descortés, ante la injusticia, ante un diagnóstico médico contrario, ante un problema en el trabajo. Una de las mejores formas en que puedes mostrarle a Dios que confías en Él es sencillamente manteniendo la calma.
Es decirle: “Dios, confío en ti. Sé que eres más grande que esta enfermedad o que este conflicto en mi matrimonio, aún eres más grande que mis enemigos”.
No permitas que nada ni nadie te robe la paz. Debes comprender que siempre habrá alguien que será capaz de ofenderte si se lo permites.
” Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” Isaías 26:3
Dios bendiga tu vida en esta semana
Adriana y Manolo Jurczuk
Pastores

Un Comentario para “MANTENER LA CALMA EN MEDIO DE LA TORMENTA”

  1. Gracias en momentos Venezuela vive una situacon difícil y dura ..solo cuando pasamos por situaciones que nunca imaginamos podemos entender las necesidades de otros… es fácil decir confiemos en Dios y mantengamos la calma en medio de la dificultad…he aprendido a no tener calma y he sentido angustia y desespero. . Pero aun así no he dejado de orar a Dios y buscarle. Creo que Dios hace que confiemos en el y nos dice estoy aquí aun cuando tu no me sientes.. Dios toca nuestros corazones en medio de la tormenta por en medio de ella no pensamos… gracias por el mensaje.. pido oración por mi país por aquellos que somos el 90 % q no queremos esta situación

Dejar un Comentario