¿DONDE ESTÁN DEPOSITADOS TUS TESOROS?

Durante estos días, hemos sido testigos de todo tipo de expresiones que desde la prensa escrita así como desde la radial y televisiva intentaban ilustrar y graficar lo que el mundo globalizado está viviendo por estas horas: Los titulares de los diarios decían:
“Pánico en el mundo por la crisis mundial”;
“Temor generalizado por una posible recesión”;
“Se desploman las bolsas del mundo”;

Estas y muchas otras expresiones han estado impactando las mentes de millones de personas…y generando concomitantemente una sensación de angustia, inseguridad y temor por lo que acontecerá en el futuro inmediato y mediato en esta gran aldea llamada mundo.
¿Nos debe sorprender esto a los hijos de Dios? ¿Podemos caer en el pesimismo y temor generalizado? ¿Cuál es nuestra postura en tal circunstancia? ¿Nos puede envolver el manto de angustia y desánimo?
El Señor me llevo de inmediato a pensar en las Palabras de Jesús…En Mateo 6: 19 – 21 expresados en el marco del Sermón de la Montaña cuando hablando con sus discípulos y con las personas que le estaban con Él dijo: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;” …una descripción cabal de la realidad de lo que se vive en un mundo corrupto y mezquino…muchos han sido engañados por promesas y ahora están sufriendo las consecuencias de haber confiado sus riquezas a quienes proceden con malicia y engaño y así les roban sus sueños y no solo los de su generación sino de varias porque muchas generaciones son afectadas. Y continua el relato de Mateo, “sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”
En la carta de Pablo a Timoteo dice: en el capítulo 6: versículo 10: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. Es interesante que ni Jesús ni Pablo en sus cartas, en ningún lugar nos dicen: no deben tener dinero porque es malo,.. Sino que es muy claro al decir: el amor al dinero es el problema, no se prohíben las posesiones materiales ni el disfrutar de lo que uno tiene, pero si es equivocado depositar toda la confianza en el dinero, es lo que colisiona con las enseñanzas de una vida teniendo a Dios como centro o eje de la existencia, toda la exhortación es contra ese materialismo egocéntrico y mortal que destruye vidas y familias ..a ellos se dirige Pablo cuando escribe a Timoteo en la primer carta ( Capitulo 6: 17-19: “ A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos” . y continua diciendo: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna” Es clarísimo el desarrollo de la problemática y desde esta perspectiva podemos entender muy claro también lo que está sucediendo en el mundo de hoy que no difería en el comportamiento de las personas de hace 2000 años atrás…porque el problema está en el corazón del hombre y es el corazón humano que debe ser cambiado.
Por lo tanto, debemos anclar nuestra vida en Aquel que es dueño de todo y como es un Dios protector, nunca permitirá que nos falte nada. Depositar todos nuestros bienes y tesoros en el Cielo Bank, un banco que nunca quiebra y siempre da buenos dividendos es lo más sabio y razonable que podemos hacer.
Hageo, El profeta dice en el capitulo 2:8 “Mía es la plata, y mío es el oro dice el Señor…El es el dueño de todo…por lo tanto, Él respaldará con sus bienes todo lo que nos haga falta y nos suplirá en abundancia. Créelo y vivirás en paz y lleno de felicidad.
Dio te bendiga en esta semana y puedas descansar en ÉL.
Adriana y Manolo
Pastores

Un Comentario para “¿DONDE ESTÁN DEPOSITADOS TUS TESOROS?”

  1. si,es verdad desde el dìa que DIOS llego a mi vida no tuve falta de nigùn bien,basta con creer en sus promesas y el que prometiò lo harà.

Dejar un Comentario