ABORTO: UN PROBLEMA DE TODOS


Cuando a un ser humano se lo maltrata, se lo convierte en un objeto, se lo descuida o se lo considera infrahumano, dichas acciones se convierten en acciones en contra de Dios. Porque nuestra manera de tratar la creación refleja lo que sentimos respecto al Creador” Rob Bell.

La influencia de los Medios Masivos de Comunicación en la sociedad es incuestionable. Conocemos que cuando ellos instauran temas en la discusión, se convierten en las noticias principales, en los ejes del debate y de influencia social.-

Durante las últimas semanas se ha replanteado el tema del aborto convirtiéndose nuevamente en el centro del debate provincial y nacional. Obviamente, este es un tema que nos lleva a tener que posicionarnos fuertemente como cristianos con un rol protagónico dentro de la comunidad, con argumentos científicos, biológicos, psicológicos y estadísticas que reafirmen nuestras creencias como cristianos.-

Pensar en el aborto como un problema que afecta a terceros es erróneo. El aborto es un problema de todos, porque no sólo impacta nuestra convicción acerca del valor de la vida como un regalo de Dios, sino que además afecta nuestra sociedad y el contexto en el que vivimos y nos desarrollamos como individuos, matrimonios, padres e hijos.-

En Argentina, el derecho fundamental y por excelencia que un ser humano posee es el “Derecho a la Vida”, sin el cual, todos los demás derechos quedan nulos. El derecho a la vida está garantizado a través de diferentes convenciones, pactos y declaraciones tanto a nivel nacional e internacional.-

La defensa de la vida no es cuestión de religión, sino de humanidad y de respeto a los valores esenciales que hacen a la persona. En este contexto, la AgrupaciónMujeres a favor de la vida y la Familia” clarifican ciertos puntos respecto a este debatido tema:

  1. La ciencia ha demostrado que desde el momento de la concepción (unión del óvulo con un espermatozoide en las trompas de Falopio), existe una persona nueva, totalmente determinada e individualizada, completamente diferente a sus padres, con un ADN propio, que estableció sus cualidades físicas, psíquicas y emocionales.-
  2. El Código Civil y la Constitución Nacional a través de los Pactos internacionales, declaran que se es persona desde el mismo momento de la concepción. De esto modo, la palabra “Aborto” es sinónimo de “Eliminación de Vida Humana”, lo que sería “Homicidio” o hasta “Genocidio” en su aplicación sistemática sobre una determinada población, como serían los niños en el vientre de sus madres.
  3. El valor de la vida misma es intrínseca a ella misma y no puede depender de un estado de ánimo como el deseo. No vale más una vida de 20 años que una de 80, ni vale menos una vida de 20 semanas que una de 40 años. No podemos dejar que nadie desvalorice la vida humana por “no desear” el embarazo. El niño no es una cosa sobre cuyo valor puede decidir otro de acuerdo a su estado de ánimo. En la antigüedad se exterminaba a los judíos, a los “negros”, a los esclavos de manera totalmente arbitraria. Hoy, hemos convertido a los “no deseados” en blanco de nuestra arbitrariedad.
  4. Una de las situaciones más traumáticas que pueden enfrentar una mujer es el abuso sexual y la violación. Es necesario destacar que, si bien los embarazos que siguen a una violación son extremadamente raros y es una situación que merece ser tratada, defendemos la vida del niño independientemente de la forma en que éste fue concebido. “Cuando se produce un embarazo como consecuencia de una violación tenemos que acompañar a la mujer. Se le debe guiar con amor, paciencia, asesoría psicológica y consejería espiritual, además de la material. Ayudarla a entender la independencia que hay entre el niño y la situación. Primero fue violentada y ahora es inducida a cometer un asesinato. El niño no tiene la culpa del padre que le ha tocado. Es totalmente inocente. El hecho de un aborto con fundamento en una violación, quita la vida del niño, pero de ninguna manera quita la herida emocional que ella tiene. Al contrario, la agrava. En Argentina no existe pena de muerte ni para el más cruel delincuente. Es más, tampoco existe para el violador. ¿Cómo estableceremos la pena de muerte para un niño inocente, que no puede defenderse y no ha sido culpable del horroroso acto de su padre?
  5. Compartimos el derecho de todo ser humano “a elegir”, incluso el de las mujeres a decidir sobre su vida y proyectos personales; pero éste derecho no da a nadie la facultad de disponer de la vida de los demás. Una mujer puede elegir qué vestimenta usar, cortarse el pelo o dejarlo crecer, operarse el cuerpo o extraerse grasa del mismo, pero no puede coartarle el derecho a la vida de otro ser humano, que momentáneamente se encuentra en su vientre. El “derecho sobre su propio cuerpo” queda limitado a respetar los derechos y libertades de los demás.-
  6. El aborto no puede ser equiparado a una simple intervención de apendicitis, vesícula, o una aplicación de calmantes. El aborto mata vida humana. Ya el Juramento de Hipócrates establecía: “Tampoco daré ninguna medicina mortal ni siquiera cuando me la pidan, además no daré consejos al respecto, ni facilitaré a ninguna mujer el aborto”.

El rol de la Iglesia en este tiempo

Debemos entender que como cristianos defendemos la vida íntegramente: la de la mujer, la del hombre y la del niño, desde su concepción hasta su muerte. La iglesia debe ser la comunidad que ofrezca respuestas redentoras a estas mujeres víctimas de la desinformación, la ausencia del Estado, de la familia, de estructuras sociales que la contengan y alienten, como aquellas que sufren abusos sexuales. Para ello es importante recordar que estamos para acompañar a mujeres y hombres en estas situaciones. Que no estamos para condenar, sino para alentar, ayudar y darles esperanza.-

Que queremos que con nuestros impuestos y en nuestros hospitales se ayude a dar vida y no a quitarla.

Que la Educación Sexual científica, biológica, responsable y con valores debe enseñarse en la familia y reforzarse en la iglesia.

Que la legalización o despenalización del aborto no necesariamente disminuirá las muertes maternas, sino que además colapsará los hospitales, promoverá una sexualidad irresponsable, y engañará a miles y miles de mujeres que creen que un aborto es tan simple y sencillo como extraerse una muela. El país de América que tiene menor índice de mortalidad materna, es Chile. En Chile, el aborto es ilegal.-

DEFENDAMOS LA VIDA

DEFENDAMOS EL DERECHO A NACER

DEFENDAMOS A LOS SERES HUMANOS MÁS INOCENTES

DEFENDAMOS A LOS SERES HUMANOS MÁS INDEFENSOS

SEAMOS LA VOZ DE QUIENES TODAVÍA NO TIENEN VOZ

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario