¡CRISTO VIVE! ALELUYA!!!

Los cristianos fuertes y sólidos son aquellos que viven una relación estrecha con un Dios vivo, que mantienen el contacto diario con un Cristo Resucitado, no con alguien histórico, que simplemente está registrado en los libros y resulta incapaz de cambiar la realidad del diario vivir del hombre. Esto sucede muchas veces por desconocimiento o por ceguera espiritual, y no hay conciencia de que ese Jesucristo, Todopoderoso, es más fuerte que todas nuestras dificultades, más Poderoso que nuestros problemas y aún es más fuerte que la misma muerte.
SI JESÚS VENCIO LA MUERTE, ÉL PUEDE VENCER EN TODO
San Juan Capitulo 20
La vida de Jesús que impactaba a todas las personas, a sus discípulos, las muchas muestras de amor, los milagros, las sanidades a lo largo de tres años de ministerio, no tendrían significado ni relevancia si Cristo no hubiera resucitado de los muertos. Pablo dice que si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe. Ese poder transformador del mundo es el Poder que levantó a Jesús de los muertos. ¡La muerte ha sido vencida! ¡Las puertas del infierno no podrán contra la iglesia!
¿Por qué hay cristianos que no tienen victoria frente a las dificultades y los problemas? dudan que puedan salir adelante, dudan que Cristo les oiga y les responda. No saben que Dios tiene oídos para oír, no saben si Dios está enojado o no. Eso es porque no tienen real conciencia de que Jesucristo resucitó para vivir en nuestro corazón. Y si Él venció la muerte, ¿qué otra cosa no podrá vencer?
“No puedo dejar de fumar”, “no puedo dejar el alcohol”, “no puedo con la droga” “¡No puedo!” Pero los que tienen un encuentro con el Cristo vivo, tienen un encuentro con el Poder. Cuando Cristo resucitó, dijo: “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra”. ¡El gran poder está en la resurrección!
Es lo mismo que les paso a los discípulos; fueron las mujeres al sepulcro para ungir y preparar el cuerpo muerto de Jesús y se olvidaron de Sus palabras, de que iba a resucitar al tercer día. María Magdalena ese domingo muy temprano, encontró la tumba abierta y rápido fue a contarles a los demás de que la tumba estaba vacía, que se habían llevado al Señor, pero los demás también olvidaron lo dicho acerca de Su resurrección. Fue María Magdalena en medio del llanto quién vio al Maestro pero no sabía que era Jesús, Él le pregunto ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella pensó que era el jardinero y le respondió “Señor, si Ud. se ha llevado el cuerpo que estaba en esta tumba, dígame donde lo puso y yo iré a buscarlo”… “Entonces, Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro)”. Jesús le dijo” no me detengas, pues todavía no he ido a reunirme con mi Padre….pero ve y dile a mis discípulos que voy a reunirme con Él, pues también es Padre de ustedes. Él es mi Dios, y también es Dios de ustedes”.
Juan 20:19-21 Para los restantes discípulos, Jesús estaba muerto. Ellos habían escuchado rumores y noticias de que las mujeres fueron a la tumba pero no lo habían encontrado. Mientras pensaban en un Cristo muerto, y escondidos, la casa bien cerrada por miedo a los judíos, allí se les aparece Jesús y poniéndose en medio de ellos, les saludó diciendo: “Paz a vosotros”. Él les mostró las manos y el costado. ¡Es Jesús! exclamaron todos y se alegraron de ver al Señor. ¡Allí comenzó el mensaje revolucionario del cristianismo! Porque desde ese momento, aquellos que habían tenido una experiencia con el Cristo vivo, comenzaron a ser tocados en su interior. Ese Cristo vivo les dijo a sus discípulos: “Así como el Padre me envió, yo los envío a ustedes”. Si eres un creyente y un discípulo de Jesús que ha experimentado un encuentro con el Cristo vivo, entonces estás en la tierra cumpliendo la función de Jesús. ¡Tú eres el cuerpo de Cristo, y Él es la cabeza!
Juan 20:22 continúa diciendo: “Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo”.
Si en el principio, Dios el Padre sopló aliento de vida y el hombre vino a ser un ser viviente, ahora Cristo sopla el Espíritu Santo, y el hombre viene a ser hijo del Dios Altísimo. Nace una persona que es hijo o hija del Dios Altísimo, y tiene los genes de Dios, con todo lo que esto significa.
Cuando uno hace de la vida cristiana algo rutinario sin entender que Jesucristo está junto a nosotros y que está resucitado, se convierte en un religioso, deja de hablar con Jesús y pierde de vista el gozar y disfrutar de Su compañía. La conversión y las vivencias del pasado terminan siendo una linda historia. La religión mata a Cristo, porque ella cree que Cristo murió, o está ausente o perdido. ¡La religión es muerte, pero Cristo es vida!
El creyente en Cristo ha sido llamado por Dios a vivir una vida única, una vida de Poder. Hoy celebramos que gracias a la resurrección de Jesucristo, tenemos vida eterna. ¡Él venció la muerte!
Como iglesia necesitamos tener una vivencia real con el Cristo vivo y con Su Poder
La tibieza, la falta de consagración y la falta de compromiso conducen a tener poca convicción, por ende, falta de fe. Que tus ojos sean abiertos, que tu corazón sea abierto y pueda entrar en él, El Cristo Resucitado. Necesitas tener un encuentro con Jesucristo vivo! ¡Necesitas que el Reino de Dios se manifieste en tu vida y juntamente con ese Reino entre el Rey!
Si necesitas a Jesucristo, pídele que tome el control y el señorío de tu vida, pídele ahora que perdone tus pecados. ¡No sigas viviendo sin Su Poder! ¡No vivas en la impotencia!
Señor, ¡establece el Reino de los Cielos en los corazones de todos los que te buscan!

¡Aleluya! ¡El Señor Resucitó!!
Dios te bendiga.
Pastor Manolo Jurczuk

Un Comentario para “¡CRISTO VIVE! ALELUYA!!!”

  1. Que bueno es tener esa seguridad de que JESÚS esta VIVO.
    Seria muy difícil vivir en estos tiempos sin ese conocimiento, donde la inseguridad ,la corrupción de los que nos gobiernan es el pan de cada día.Necesitamos recuperar la paz, sobre todo la interior.
    Y eso se logra conociendo lo que hizo el GRAN VENCEDOR, si! al CRISTO RESUCITADO!!!.
    Bendiciones…

Dejar un Comentario