LA VENTA DE LA MUERTE

Hola amigo/a: Los medios nacionales publicaron en el día de ayer declaraciones del Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, Cardenal Jorge Bergoglio denunciando “la venta de muerte en las puertas de los colegios de nuestra ciudad” y advirtió que “les estamos dando a las futuras generaciones una cultura de muerte …y que no solo mata la droga sino también el egoísmo y el desinterés de los que tenemos la responsabilidad de educar”.  Estas palabras significativas sin una acción concreta y directa que comienza en el seno familiar con la inmunización de los hijos aún desde antes de nacer y que consiste en administrar dosis permanentes de amor, respeto, escucharlos y hablar con ellos (comunicación) y valorarlos con el valor que cada niño/a tiene, y que continúa después en las otras etapas que ese niño/a debe transcurrir( jardín de infantes, escuela primaria, colegio secundario) en donde debe seguir recibiendo los refuerzos inmunológicos de la primera etapa con el mismo respeto, cuidado y acompañamiento por parte de docentes y todo el personal que se ocupa de ellos preparándolos para  la etapa de adultez, si no se realiza todo lo previo,  las denuncias que hagamos ya sea el Arzobispo o cualquier vecino de cualquier ciudad de nuestro país serán infructuosas.

¿Dónde en realidad comienza la muerte de estos  niños y de estos jóvenes?  ¿Acaso no es en el descuido, el abandono,  la desvalorización, la falta de amor, falta de estímulos dentro del hogar lo que hace que niños, adolescentes y jóvenes inicien un proceso de muerte lenta? Que los mismos necesiten salir al mundo exterior y recurrir de sustancias estimulantes, deshinibidoras como las bebidas energizantes o el alcohol…y que luego son acompañadas de otras drogas más potentes  con el afán de escapar de manera fácil de lo que les sucede en su mundo personal buscando satisfacer esas necesidades básicas insatisfechas y  terminan atrapados/as sin poder escapar de esa prisión que los termina por destruir.

Por lo tanto debemos decir que la salida y la respuesta a esta problemática está en restaurar la familia, y la restauración es de cada uno de los integrantes adultos para que los niños/as reciban lo que deben recibir: mucho amor y valoración. El creador de la familia es Dios y Él estableció reglas y pautas claras que encontramos en la Biblia, que es el manual del fabricante, allí encontramos estas palabras dichas por Jesús: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” por lo tanto para contrarrestar la muerte debemos ser llenos de la Vida que es Jesús.

Esto no se trata de una vida de religión, se trata de una vida de relación con Dios quién se ha dado a conocer en Su Hijo, Jesús. Deja que Él  te llene de Su Vida y habrás recuperado tu valor y tu propósito.

Dios te bendiga

Pastor Manolo

 

 

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario