EL EFECTO DE LA CONTAMINACIÓN

Hola : La noticia que aparece hoy en primera plana en todos los medios del mundo, esta referida a la decisión de las autoridades Japonesas de verter al océano toneladas de agua contaminada con Iodo -131  y Cesio-137 como resolución y “mal menor” de los daños provocados por el terremoto y el Tsunami en la planta nuclear de Fukushima  y que trajo como consecuencia inmediata, que el agua marina en el lugar cercano a la planta siniestrada, sea 7.5 millones de veces superior al permitido como nivel de normalidad. Esto ha desatado un cada vez más creciente nivel de alarma en la población cercana al lugar y en todo el mundo, generando un clima de angustia y temor. Pero en medio de toda la situación que se está viviendo, ha trascendido por declaraciones de los funcionarios de la OIEA que  “la empresa TEPCO no tomó las medidas suficientes para evitar el accidente nuclear, se han manejado con dejadez dado que en un sismo del año 2007 otra central situada en otra región sufrió un incendio con fuga radiactiva y las medidas de los responsables de la empresa han sido insuficientes para evitar lo ocurrido”

El desastre nuclear ocurrido a partir del 11 de marzo de este año con un elevado número de victimas humanas y perdidas materiales incalculables por el cataclismo que azotó Japón y sumado esto las consecuencias del daño ecológico que aún son difíciles de medir o cuantificar…(es bueno aclarar que el efecto del Iodo dura pocos días pero el Cesio sin embargo tiene un efecto que se extiende aproximadamente 30 años) hace de esta catástrofe una de la más terribles de los últimos siglos y nos debe llevar a tomar consciencia de nuestra responsabilidad como habitantes de esta gran casa que es la tierra y que nos corresponde a todos cuidarla con mucho celo.

Estas centrales nucleares con las que se  habían tomado medidas de “máxima seguridad” y que ahora descubrimos que las mismas fueron insuficientes, no solo  aparecieron grietas por el sismo en su planta física sino que las medidas de seguridad estaban resquebrajadas en su concepción y aplicación por lo que dejaron escapar de ellas todo el material radiactivo que destruye y afecta todo lo que está a su derredor.Me hace acordar a un relato bíblico que se encuentra en  Mt. 15:10-11; 18-20 donde Jesús  llama a la multitud y les dice: “Oíd y entended ” ….no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre” y continua más adelante diciendo: “Pero lo que sale de la boca proviene del corazón,……. Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Estas cosas son las que contaminan al hombre,…” nos damos cuenta que el hombre dentro suyo acumula un poder destructivo que al igual que esa potencia nuclear mata y destruye la persona, la familia, la sociedad e impacta  a todo el mundo.

Mientras  el hombre tenga  un corazón duro y lleno de “contaminación interna”, estos episodios seguirán ocurriendo, por estar impregnado de egoísmo y de mentira. La única esperanza para la humanidad es un trasplante cardíaco. Que Dios nos instale un corazón nuevo y quite de nosotros ese corazón de piedra que nos hace cada vez más insensibles a todo lo que  ocurra a nuestro derredor.

Jesús es el mejor y es el único cardio-cirujano capaz de realizar esta intervención. Te invito a que busques una cita con Él para que pueda obrar en ti esa transformación y puedas vivir libre de toda contaminación interna por ser ésta más nociva que todo lo que nos llega de afuera.

Dios te bendiga en este día

Manolo

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario